Juárez

Adultos dejan empleos para apoyar educación de sus hijos: OPI

El estrés de los niños y niñas ha incrementado debido a las clases a distancia

Javier Olmos
El Diario de Juárez

domingo, 13 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Por dos de cada 10 niñas y niños que viven en el norponiente, una persona adulta dejó de trabajar para apoyar el estudio de sus hijas o hijos en casa durante las clases a distancia, informó la Organización Popular Independiente (OPI).

Catalina Castillo, representante de la OPI, dijo que esta estrategia ha sido recurrente: “que la hija o hijo más grande apoyan en sesiones de la escuela a los más pequeñas y pequeños”.

Esta medición se tomó de 150 familias que abarcan a más de 500 menores, participantes de diferentes programas de cuidado, protección y desarrollo infantil de la organización en zonas vulnerables, indicó.

Castillo dijo que, de no cambiar la situación o incluso de acelerarse el regreso a las aulas de manera presencial, “vamos a tener más asesinados por golpes y aumento de suicidios en adolescentes”.

Y es que dijo que el estrés de las niñas y niños ha subido mucho, y en el caso de las madres que están solas frente a la casa, el doble.

La OPI ha hecho énfasis en las desigualdades sociales que ha evidenciado la contingencia del coronavirus durante el período de las clases a distancia.

Al existir en la frontera todavía altos niveles de pobreza en las familias, el rezago tecnológico y la falta de comprensión de los padres de familia sobre los temas que se imparten en la escuela eleva el estrés y la violencia familiar.

En junio pasado, al cierre del ciclo lectivo anterior, la organización presentó un diagnóstico de las condiciones en que viven las familias del poniente y el norponiente de la ciudad ante el distanciamiento social obligado por el coronavirus.

En un ejercicio en el que participaron 182 familias de las colonias Gustavo Díaz Ordaz, Francisco I. Madero, Altavista, San Antonio, Mariano Escobedo y Ampliación Felipe Ángeles, se tuvo en cuenta que, por ejemplo, en el ámbito familiar, el 54.54% de los padres y madres entrevistados comentó que sus hijos se quedan solos por período de tiempo prolongado, porque las escuelas y los horarios extendidos cerraron.

Además, el 18.18% de los espacios de cuidado y convivencia a los que asistían están cerrados, mientras que más del 18% de las familias modificaron sus horarios de salidas para buscar una fuente de ingresos.

También se identificó que el 11.1% de las familias vivía en condiciones de violencia antes de estar en un estado de confinamiento.

Aquí se encontraron casos de violencia económica del padre hacia la madre, violencia física y emocional del padre hacia la madre, y riñas entre los miembros de la familia con agresiones verbales y emocionales, dijo Castillo.

Asimismo, se identificó que el 19.35% de las niñas y niños pequeños sufre algún tipo de violencia al interior de sus hogares, como maltrato físico por parte de la madre o padre, con el 40%, y una situación de abandono por el contexto de la familia con el 23.33%.

[email protected]