Juárez

Agrava pandemia rezago en cirugías

Más de 700 intervenciones quirúrgicas siguen suspendidas en Juárez ante contingencia por Covid-19

Tomada de internet

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez

domingo, 13 septiembre 2020 | 09:01

Más de 700 cirugías generales, de ortopedia, traumatología, urología, vasculares, maxilofaciales y hasta oncológicas, quedaron suspendidas en Juárez ante la contingencia por Covid-19 en hospitales del Estado.

De acuerdo con las requisiciones 97922020 y 097932020, un total de 746 procedimientos quirúrgicos quedaron suspendidos hasta agosto pasado en los hospitales General, De la Mujer e Infantil, por el coronavirus.

En promedio, tras los primeros casos en marzo pasado hasta dicho mes, se aplazaron 124 cirugías mensuales ante la contingencia, que suma 6 mil 666 contagios con 811 muertes en la ciudad.

El 85% (638) de las suspensiones correspondieron al General, 8% (65) al De la Mujer y 7% (43) al Infantil, hospitales que tuvieron –una vez arribada la pandemia– que resguardar a sus trabajadores vulnerables.

Médicos, enfermeras y personal de diversas áreas hospitalarias con edad avanzada o enfermedades crónico-degenerativas se enviaron a casa bajo protección, evitándose muertes ante el riesgo de contagio del virus, que amplifica su mortalidad en la población con padecimientos que demeritan sus anticuerpos.

Según las consultas 070812020 y 070802020, que al igual que las anteriores se dirigieron a los órganos Ichisal y Servicios de Salud –a los que se supeditan estos inmuebles–, hubo aquí más de 200 resguardados.

El General, habilitado 100% para Covid-19, envió a casa a 83 trabajadores: 6 administrativos, 3 de almacén, 5 de dietología, 8 de intendencia, 12 de enfermería, 14 enfermeros generales, 2 jefes de enfermería, un médico general, 27 especialistas, 2 técnicos radiólogos, un técnico polivalente y otros 2 asistentes sociales.

A su vez, el De la Mujer resguardó a 26 médicos y 73 enfermeros; y el Infantil, a 18 médicos especialistas y 34 enfermeros.

Ello –aunado a los protocolos de protección a la ciudadanía y reconversión hospitalaria– derivó en las suspensiones de cirugías, que apenas el pasado mes iniciaron a reanudarse con precaución.

Tras ajustes en el decreto federal de protección a personal vulnerable, que impusieron parámetros a las comorbilidades de los trabajadores el pasado 14 de agosto, el secretario de Salud estatal, Eduardo Fernández Herrera, indicó que los profesionales de la salud de riesgo deberían regresar en breve a sus labores.

Entre inconformidades de los vulnerables, pero con acuerdos con los sindicatos, el propósito se logró: para el 21 de agosto, de los 2 mil 160 profesionales de la salud en la entidad que se encontraban en resguardo, el 84% ya había sido reincorporado a sus labores de servicio, dentro de los centros de salud y hospitales.

La determinación, se informó, obedeció a la deconversión de hospitales, poco a poco, que habían sido habilitados sólo para Covid-19, debido a que la pandemia –aunque alta– fue mostrando un mayor control.

“Se ha estado deconvirtiendo a los hospitales, se está retornando a la ocupación de camas habituales, en los porcentajes que lo permite el comportamiento de la pandemia, y cirugías programadas electivas sí se están empezando ya a realizar”, destacó Arturo Valenzuela Zorrilla, director médico en la Zona Norte y portavoz estatal ante la contingencia sanitaria.

Agregó: “Tenemos que ahí trabajar mucho los médicos para cumplir con todos aquellos que quedaron rezagados, pacientes que están esperando desde hace varios meses”.

Entre otros procedimientos quirúrgicos suspendidos están, en lo correspondiente al Hospital de la Mujer, la biopsia endometrial, cistectomía laparoscópica, cuadrantectomía, oclusión tubaria bilateral, histerectomía y –en el ámbito oncológico– tumorectomía de mama, señalan los datos de Transparencia. 

Respecto a los del Infantil de Especialidades, están hernias, hipospadia, criptorquidea, amigdalitis, estrofia vesical, tumor de mejilla, fimosis, colostomía, estenosis esofágica, entre otros, señaló el registro oficial.

La situación de suspensión de procesos quirúrgicos –que se encuentran en proceso de reactivación– es sumamente preocupante y deberá atenderse en breve, manifestó el médico general Arturo Trejo Castillo.

“Está habiendo complicaciones propias de la tardanza en el tratamiento y ese tipo de complicaciones son dañinas, por la falta de atención oportuna, ya debieran estar en actividad los procesos para atender esas cirugías retrasadas. No sabemos porque no hay la información oficial, y no creo que la vayan a dar, de cuántas personas se han complicado por las cirugías pendientes”, puntualizó.

Al llamado se sumó Leticia Chavarría Villa, integrante del Comité Médico Ciudadano, quien refirió que –al ya existente retroceso en salud en Juárez– se aunó el de la pandemia por Covid-19.

“Estas personas o no tuvieron para operarse en su momento y están esperando aún cuándo serán intervenidas o es gente que ya buscó por todos lados cómo obtener sus recursos para atenderse de manera particular, como ha sucedido. Son los más afortunados, pero hay mucha gente que no lo puede hacer. Pienso que han descuidado demasiado a la población, es abandono a la población”, enfatizó.