Juárez
Programa Pasos Firmes

Buscan mejorar vidas a través de una prótesis

Médicos realizan evaluaciones para dar beneficio a personas sin extremidades inferiores

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez / Evaluación médica de un posible beneficiado

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

jueves, 10 septiembre 2020 | 10:27

Durante los próximos dos meses, 58 personas de escasos recursos que carecen de sus extremidades inferiores recibirán una prótesis que se les adaptará por un grupo de médicos especialistas, quienes actualmente trabajan en las revisiones de los pacientes, con el fin de confirmar si son aptos para recibirla.

Este programa, denominado Pasos Firmes, se lleva a cabo con el apoyo del Club Rotario Juárez Oriente y la Fundación del Empresariado Chihuahuense (Fechac) y tiene la intención de ayudar a las personas humildes que por distintas razones carecen de una pierna, dijo el médico Gustavo Moye, coordinador del mismo.

Explicó que durante las últimas semanas están trabajando en la revisión médica y psicológica de las personas que se han presentado como candidatas a recibir una prótesis, y han evaluado ya a más de 100 gentes, pero esperan hacerlo en por lo menos unas 200, ya que no todas son aptas para que se les adapte.

Para que una persona utilice la prótesis requiere de mucha terapia, dijo, porque no es fácil, es muy difícil, necesita de mucho cuidado de fisioterapia para regular y lograr que vuelvan a caminar.

Las prótesis se dan solo a personas con amputación de una extremidad inferior, explica el ortopedista; el proceso inicia con la revisión al paciente en el Hospital General, en donde se le hace la historia clínica y se le ven las condiciones físicas, la edad y el muñón, así como las condiciones de la otra extremidad.

Comentó que en los estudios y revisiones que se hacen se encuentra a personas que mentalmente no pueden llevar una rehabilitación y se prefiere no darles el apoyo, pues sería un gasto no aprovechado, por lo que mejor la dan a los que sí pueden.

Las personas interesadas pueden hacer una cita al teléfono 656-615-8990 y luego se les programa para hacerles la revisión médica, dijo el ortopedista, quien tiene casi tres décadas de experiencia y más de 15 años trabajando en ayudar a que las personas humildes vuelvan a la vida normal con una prótesis. 

La empresa Material Ortopédico es la que dona la mano de obra en este proyecto en el que se trabaja con el Club Rotario Juárez Oriente y los médicos Gustavo Moye y José María Ávila, quienes se encargan de la revisión de las personas que llegan para recibir la prótesis, así como el protesista Alfredo Fierro, de acuerdo con lo informado por socios del Club Rotario.

Moye es el encargado de este proyecto que tiene como finalidad apoyar a personas que no pueden costear una prótesis, pues cada tratamiento, incluyendo la fisioterapia a la que debe someterse el paciente, tiene un costo de 35 mil pesos.

El médico comentó que la principal causa para llegar a la amputación de una pierna es la diabetes; estos casos representan el 50 por ciento del total de los que se atienden para una prótesis.

Otras causas de amputación de una pierna, dijo, son por traumatismo, atropello, por accidentes en el tren, además de tumores óseos o infecciones y el rango de edad que prevalece en las personas que enfrentan esta situación son los 45 años, también se dan casos de jóvenes y niños, pero la persona no debe pasar de los 65 años para recibir el aparato.

El especialista dijo que a pesar de que cada vez son más las prótesis que se entregan y que se supone ayudarían a reducir el número de casos, esto es difícil porque la situación de salud es grave en Ciudad Juárez, ya que se registra un promedio mensual de 50 amputaciones de extremidades inferiores.

Explicó que la alternativa que tienen estas personas para llevar una vida normal es que reciban una prótesis, pero necesita ser alguien que tenga la condición física y mental para usarla, pues no todas las personas son aptas para esto, por lo que tienen que ser muy bien escogidas para que sean beneficiarios de este apoyo.

En este proceso para dotar de la prótesis a un paciente, después de los exámenes se lleva a cabo una visita domiciliaria del personal de  ral para confirmar que la persona requiere de la ayuda, porque ya se han colado algunos que sí tenían recursos y aprovecharon el programa malamente, quitando el lugar a quien realmente sí necesita la ayuda, dice Moye.

Tras la aprobación de Trabajo Social, el paciente es valorado por el ortesista y protesista, que es quien hace el trabajo de prótesis y el también da su opinión sobre la posibilidad de si la persona puede o no usarla.

“Cuando lo aceptamos se le manda a fisioterapia y regresa a esta atención después de que se le pone la prótesis, es mucho el trabajo por hacer”, indica.

“Sin embargo”, destaca el médico, “es satisfactorio ver a personas que tenían 4 y 5 años sin caminar, que no podían trabajar o estudiar y en cuanto les ayudamos regresan a su vida laboral, económica, social y educativa, esto es lo mejor de trabajar ayudando a la gente”.