Juárez

Celebra nacimiento de hija desaparecida

La conmemoración se realizará hoy en el exterior de la Fiscalía Especializada de la Mujer

El Diario

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

miércoles, 29 julio 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Con parte de los restos óseos de su hija todavía en el Servicio Médico Forense (Semefo), Norma Laguna conmemorará hoy en el exterior de la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM) los 30 años del nacimiento de Idalí Juache Laguna, víctima de desaparición y feminicidio en Ciudad Juárez.

Idalí Juache Laguna desapareció a los 19 años, el martes 23 de febrero del 2010, cuando salió de su casa a visitar a un familiar al entonces Cereso municipal. 

Una parte de sus restos ha sido encontrada en el Arroyo El Navajo del Valle de Juárez e identificados en al menos tres secciones.

“En 2013 enterré a mi hija. En marzo de 2014 me volvieron a hablar y luego en 2015 me notificaron otra vez y me dijeron que iban a ver si todavía había más porque habían encontrado otros restos, y pues no tiene caso que recoja unos y luego al siguiente año o a los meses me vuelvan a decir que hay otros. No voy a estar sepultando a mi hija cada vez que me los den”, compartió ayer la madre que decidió esperar a que identifiquen más restos de Idalí, quien hoy cumpliría 30 años.

Idalí es recordada por su familia como una joven seria, de pocos amigos, pero muy cercanos; había trabajado como edecán, jugaba futbol y le gustaba Piolín, por lo que este último personaje formó parte de la terapia familiar que tuvieron su mamá y sus hermanas con trabajadoras de la Red Mesa de Mujeres.

“Yo les dije que quería llevar esos dibujos a la Fiscalía, para recordarles que no se ha hecho justicia”, dijo ayer Norma, quien hoy a las 9:00 de la mañana llegará a pegar los dibujos en el exterior de edificio estatal.

Cada año, al igual que al resto de sus siete hijos, a Idalí la celebraban con un pastel que llevaba su papá del Centro. El de chocolate era su sabor favorito, recordó.

“Seguimos haciendo eso, celebramos con un pastel cada vez que cumple años uno de mis hijos, como hoy –ayer– cumple años el más grande, él es del 28 e Idalí del 29 –de julio–. Nada más entre familia con una comida y un pastel, era lo que hacíamos –para celebrar a Idalí–”, recordó.

Y aunque desapareció en febrero, ella ya había compartido con su mamá y su tía que quería celebrar sus 20 años el 29 de julio de 2010 con sus amigos. Y alguna vez le dijo también a una vecina que era muy cercana a ella que de regalo quería que le diera una cámara digital para tomar fotografías. 

Este año no celebrarán con ella, pero exigirán una vez más justicia a las autoridades, quienes en enero de 2019 liberaron a Camilo del Real Buendía, acusado de haber cometido los delitos de homicidio y trata en perjuicio de 11 mujeres cuyos restos óseos fueron localizados en el arroyo El Navajo, y quien era propietario de una agencia de edecanes, a donde el último día que salió de su casa Idalí iba a ir a recoger un anillo que había olvidado días antes.

Durante años, Norma y su familia buscaron a Idalí por toda la ciudad, principalmente en la zona Centro, donde algunas veces la vieron, hasta que fue identificada como una de las jóvenes cuyos restos fueron localizados en el desierto del Valle de Juárez.

[email protected]

Después de que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) le confirmara que los restos de un cráneo encontrados por los peritos de Fiscalía sí pertenecían a su hija, en diciembre de 2013 Norma decidió enterrarlos. 

Sin embargo, han continuado identificado más restos de Idalí, por lo que su mamá ha decidido esperar a que reúnan más para no revivir el dolor del entierro cada vez que es notificada.