Juárez
Especial

Clases virtuales: docentes 24/7

La educación online ha resultado un reto para los profesores, que dejan de lado sus actividades personales para dedicarse a alumnos y sus padres

Omar Morales / El Diario de Juárez / Una estudiante en clases virtuales

Javier Olmos
El Diario de Juárez

miércoles, 14 octubre 2020 | 12:17

La nueva forma de trabajar a distancia se volvió complicada para maestros de educación básica en esta ciudad que, incluso, tuvieron que dejar de lado sus actividades personales para dedicar más tiempo a la atención de sus alumnos y sus padres.

“El tiempo que le dedico ahora es 24/7 prácticamente, sobre todo por brindar una atención personalizada, dentro del contexto familiar de cada uno de mis alumnos”, dice Jazmín Aguilera, maestra de quinto grado en la primaria federal Felipe Ángeles.

De acuerdo con Saúl Santiesteban, director de la Escuela Secundaria Estatal 8360 ubicada en Juárez Nuevo, es importante destacar que es y sigue siendo un reto para el personal docente atender a sus estudiantes en esta nueva normalidad, ya que implica estar disponibles casi las 24 horas del día.

“Implica estar disponibles las 24 horas del día para lo que requieren los padres, madres, tutores de familia y alumnos, y esto sube el estrés en ellos para planear y dar clases a distancia”, expresa.

Según estadísticas de los Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (Seech), en la entidad hay 9 mil 137 docentes hombres impartiendo en preescolar, primaria y secundaria, mientras que son 23 mil 568 mujeres.

Este número de maestros y maestras cubren un estimado de 734 mil 407 estudiantes en los tres niveles educativos.

Aguilera asegura que el estrés lo detona no sólo dar clase, sino además planearla.

“Es una nueva forma de trabajar que nos obligó a los docentes a ponernos al día en esto de las habilidades digitales y sobre cómo detectar o manejar situaciones emocionales derivadas de la pandemia en los alumnos”, agrega.

Y es que afirma que, por ejemplo, en los estudiantes la situación de no ir a la escuela provoca sentimientos encontrados. “Es decir, un alumno puede decir que está o se siente enojado pero la realidad es que tiene miedo o ansiedad”.

“Hay de todo en la forma de pensar de los padres y madres de familia. Unos quieren seguir aislados y cuidar a sus hijos, mientras que otros quieren que ya se activen las clases de manera escalonada”. 

 “Sin embargo la realidad es cruda”, agrega.

De acuerdo a sus intereses

Hay que mencionar que este período lectivo inició el pasado 24 de agosto a distancia. En Chihuahua, cada escuela definió el método de dar clases y tener acercamiento con sus alumnos, ya sea por contacto telefónico, WhatsApp, Facebook, y otras plataformas como Zoom o Google Classroom.

También se dispusieron canales de televisión abierta para el seguimiento de los contenidos, y se entregaron cuadernillos.

Visalia Esparza, quien es asesora técnica pedagógica en la Supervisión Escolar número 37 en esta ciudad, explica que cada maestro está trabajando acorde, primero, a sus intereses o necesidades personales.

Primero deja claro que hay escuelas que tienen contacto con padres y alumnos por Facebook y WhatsApp, pero hasta ahí, “sí reciben el trabajo por esos mismos medios, pero no hacen una retroalimentación”.

Pero en efecto, afirma, “hay maestros más comprometidos que  inclusive han hecho modificaciones a sus horarios personales”.

“Si tienen un horario de 8:00 a 1:00, como hay papás de alumnos que trabajan en la maquiladora, llegan a la casa hasta las 4:00 o 5:00 de la tarde, y a través del celular contactan a los maestros para preguntar por las tareas”.

Padres con compromisos

Aunque no es un problema que esto suceda, puesto que los docentes tienen interés en dar información fuera de horario, se topan con que no todos los padres responden de la misma manera.

“Casi todos los maestros de todos los niveles se quejan de lo mismo, de que no todos los padres de familia les están respondiendo. No les responden y lo más triste es que están incluidos en los grupos, por lo que no pueden decir que los maestros no pueden ir a localizarlos. Hay maestros que han ido a la casa a buscar a sus alumnos”.

Por su parte, la maestra Jazmín indica que al inicio de este ciclo, en su escuela los profesores hicieron una entrevista inicial “y nos dimos cuenta que los papás trabajan todo el día y hasta después de las 6:00 de la tarde pueden hacer contacto con nosotros, y tenemos que estar ahí”.

“En esa cuestión, por ejemplo, hay veces que los niños están pasando, y sí, tienes que estar hasta las 8:00 de la noche con los papás”. “En ese sentido hay que acomodar las cosas personales y la carga escolar y eso es un poquito pesado”, menciona.

Clases personalizadas

En su salón, en quinto grado, atiende a 27 alumnos y de ellos, sólo 15 tienen acceso continuo a Internet. “Entonces eso vuelve casi personalizadas las actividades, y es pesado porque no tenemos libros de texto, que es un material que se usa presencial y virtualmente como apoyo, así los que no se pueden conectar diario se conectan una vez a la semana, ven las actividades para hacer el trabajo de la semana”.  Nancy Salcido, profesora de primer grado de primaria en la Zona 63, afirmó que también ha tenido que dedicarle muchas más horas a la atención de los alumnos, incluidos sus papás.

Y aquí es donde también se complica, porque no todos tienen interés en la educación de sus hijos, o al menos así lo han demostrado.

Para empezar, indica, “no podemos obligar al padre de familia a que compre una computadora o que busque él la manera de solucionar el problema. Si les decimos que sólo será un horario de atención para que ellos lo hagan en casa, no se puede”.

“No me molesta que me estén preguntando, prefiero que me pregunten a que no trabajen, porque sí se retrasan. Ellos avanzan pero porque yo estoy ahí y el padre de familia no toma en serio la clase”, abunda.

Reconocen labor

El director de la Estatal 60 agradeció el trabajo de los docentes. “Somos conscientes de que ellos tienen y cargan una parte importante de esta corresponsabilidad de educar a los alumnos –dice–, para no dejar a nadie atrás ni fuera de este derecho a la educación”.

Según explica, actualmente la educación básica pasa por un período de inducción con la barra de programación televisiva. “Hoy en día tenemos cuatro semanas ya trabajando con los alumnos y sus familias”. 

Indica que el proceso ha ido despacio pues se tiene que ciclonizar, primero, poniendo la televisión como eje rector, seguida de la página de Internet Aprende en Casa II, y los contenidos de los libros de texto, donde vienen los aprendizajes esperados. 

Para destacar

El acercamiento con los alumnos es por contacto telefónico, WhatsApp, Facebook, y otras plataformas como Zoom o Google Classroom

[email protected]