Juárez
Vienen desde Florida

Cruzan la frontera para buscar a su hijo

Padres del soldado estadounidense reparten volantes y pesquisas en Paseo Triunfo de la República

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 10 octubre 2020 | 06:00

Con la imagen de sus hijos plasmada en el pecho, en pesquisas, mantas y tarjetas, los padres del soldado estadounidense Richard Halliday cruzaron ayer la frontera, donde aparentemente fue visto su hijo la semana pasada, para pedir la ayuda de los juarenses para localizarlo.

“Buscamos a Richard Halliday, ayúdennos a encontrar a Richard Halliday. Si tiene información el número es (941) 677-0060”, era la súplica que repetía una y otra vez en un megáfono una voz masculina, mientras los padres del estadounidense visto por última vez el pasado 24 de julio en Fort Bliss repartían pesquisas entre los peatones y automovilistas que circulaban sobre la avenida Paseo Triunfo de la República, casi con López Mateos.

Sin hablar español, Patricia y Robert sólo repetían una y otra vez “gracias” a quienes les recibían las pesquisas que les entregaban, mientras integrantes del grupo de Veteranos Deportados de Estados Unidos en Ciudad Juárez mostraban en una manta el rostro de Richard a los automovilistas. 

Con una canasta en las manos, llena de tarjetas con la imagen y los datos de su hijo, unidas a una pequeña vela con un listón amarillo, Patricia corría de un carro a otro para suplicarles con las manos que le ayudaran a encontrarlo.

Detrás de ella, su esposo Robert les mostraba a los conductores el rostro de su hijo, quien aparentemente el jueves de la semana pasada fue visto en la avenida Juárez, por lo que a principios de esta semana fue reportado como desaparecido ante la Fiscalía General del Estado (FGE) Distrito Norte. 

El joven de 21 años salió aparentemente de Fort Bliss por su propia voluntad, sin embargo, no se ha comunicado con su familia desde hace más de tres meses, narraron los padres, quienes encontraron entre los peatones y automovilistas de esta ciudad la solidaridad de quienes les daban una sonrisa, ánimos, les deseaban que lo encontraran pronto e incluso les regalaban un abrazo. 

Pero también encontraron la indiferencia de algunas automovilistas, quienes pese a ver a los dos padres con las pesquisas de su hijo en las manos no quisieron bajar las ventanas de sus vehículos para recibírselas, no volteaban a verlos o se agachaban a ver su celular, lo que hacía correr a la madre hacia otro automóvil. 

Los padres, quienes viven en Florida, fueron acompañados por Baltazar Hernández, quien portaba el megáfono y quien comentó que forma parte de una de las familias paseñas que decidieron apoyar para a buscar a su hijo.  La última vez que fue visto vestía una playera y una sudadera de color gris, un short gris con azul turquesa y tenis de colores amarillo, rojo y blanco. 

Richard fue descrito como de complexión regular, 1.70 metros de altura, 75 kilogramos, tez trigueña clara y cabello ondulado de color castaño oscuro.