Juárez

De escéptico a paciente de Covid

Mucha gente cree que no le va a pasar nada, pero sí pasa: enfermo

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez

domingo, 14 junio 2020 | 09:36

Ciudad Juárez.- La habitación de 3 por 4 metros en la que se mantiene en cuarentena ha limitado su movilidad, pero no su voluntad de vencer al Covid-19, afirma “Jorge”, de 35 años, quien aunque aún tose, se encuentra a nada de derrotar ese padecimiento, que lo atacó luego de ser una persona escéptica.

“Mucha gente cree que no le va a pasar nada, pero sí pasa”, dice el juarense, quien destaca que aunque el virus no debe relacionarse de forma necesaria con la muerte, es importante que la comunidad continúe con los cuidados, en especial aquellos que sufren alguna enfermedad crónica.

Su cumpleaños está próximo, es el siguiente mes, por lo que cree que para entonces se habrá recuperado y tendrá la fortuna de pasarlo con su familia, que vive en el mismo hogar pero aún no se pueden visitar debido a que Jorge continúa con síntomas de la enfermedad producida por la cepa SARS-COV-2, que hasta ayer sumaba en Juárez mil 808 contagios y 385 decesos.

“La situación ya es insostenible para muchos centros comerciales y restaurantes, los recursos económicos ya se agotaron y no podemos más” Alejandro Ramírez Ruiz Empresario y expresidente de la Canaco en Juárez

“Por desgracia aún faltan nueve días previos a la reapertura, sin duda serán largos esperando que ninguna empresa más cierre sus puertas definitivamente¨ Rogelio González Alcocer Presidente de la Canaco

“Ahora peor, somos estamos un montón de abiertos y la misma ocupación” Rogelio Ramos Guevara Presidente Ciudad Juárez de la Asociación de Hoteles de

Dijo que en este tiempo algunos negocios han recurrido a créditos bancarios para pagar nómina, renta y otros gastos operativos, por lo que están a punto de colapsar.

“La situación ya es insostenible para muchos centros comerciales y restaurantes, los recursos económicos ya se agotaron y no podemos más”, comentó.

Mientras que en la ciudad de Chihuahua a partir de mañana cambia a naranja el semáforo, en Juárez permanecerá al menos una semana más en rojo. Cuando se pase a ese color, los restaurantes, spas, estéticas y consultores reabrirán a un 50 por ciento, mientras que comercios fijos, ambulantes y semifijos a un 30 por ciento.

Sin embargo, Ramírez agregó que algunos negocios ya no volverán a abrir, debido a que no pudieron sobrevivir a la crisis que dejó la pandemia. “Yo en mi caso ya no voy a poder abrir 10 negocios después de que esto pase”.

Buscando que los dejen operar nuevamente, decenas de comerciantes sostuvieron el viernes una reunión con Maribel Hernández, titular de la Oficina de Gobernación, a quien trataron de concientizar de los problemas que enfrentan restaurantes y centros comerciales.

No obstante, Ramírez dijo que la funcionaria solamente se dedicó a escucharlos, pues ella no puede tomar decisiones sobre la reapertura económica.

“Yo fui en calidad de locatario que soy y como integrante del comité de vigilancia de las plazas comerciales. Le pedimos que nos pusieran los protocolos de seguridad más rigurosos del mundo pero que nos dejaran abrir ya; ‘díganos cuál y cómo y los vamos a seguir’, le dijimos”, indicó.

Agregó que debido a ello, los negocios han recurrido a préstamos bancarios para cubrir gastos como la nómina y renta. “Hay centros comerciales a los que les llegaron 100 mil pesos de luz, pero no tienen para pagarla porque llegaron a arreglos con los locales que están cerrados”.

Rogelio González Alcocer, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, dijo que los negocios están preparados con los insumos necesarios para evitar la propagación del virus, así como con los protocolos de operación necesarios para ello.

“Afortunadamente tenemos ya una fecha de reapertura, que es lo que tanto solicitamos al gobernador, por desgracia aún faltan nueve días para la reapertura, sin duda serán largos esperando que ninguna empresa más cierre sus puertas definitivamente”, expresó.

Eduardo Ramos Morán, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), comentó que se espera que

solamente sea sólo una semana más lo que permanezcan cerrados algunos establecimientos, de lo contrario, habrá más incertidumbre.

Mencionó que de los 180 afiliados a la Coparmex Juárez, algunos cerraron de manera definitiva sucursales que abrieron apenas este año, otros se vieron en la necesidad de recortar personal para aligerar los gastos y unos más bajaron algunos sueldos de los más altos.

Rogelio Ramos Guevara, presidente de la Asociación de Hoteles de Ciudad Juárez, comentó que una vez que el semáforo epidemiológico cambie a naranja se prevé que ese giro comience a mejorar, ya que funcionar al 15 por ciento de su capacidad como lo estableció el Gobierno del Estado, genera más pérdidas que ganancias por los gastos operativos que hay que realizar.

“Ahora estamos peor, somos un montón de abiertos y la misma ocupación”, expresó.