Juárez
Aves migratorias

Hacen de Juárez su refugio

El Chamizal, el Parque Central y el río Bravo son áreas de descanso para decenas de especies

Omar Morales / El Diario de Juárez

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

sábado, 09 enero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Aves que cada invierno vienen del norte con destino al sur del país o del Continente Americano, además de las nativas de esta región fronteriza, se pueden observar en estos días en El Chamizal, en el Parque Central Hermanos Escobar, en el área conocida como ‘Las Lilas’ y en otras zonas verdes cercanas al río Bravo o donde hay lagos.

El Chamizal es refugio de 135 especies de aves migratorias y residentes que se quedan a invernar, otras a reproducirse y muchas a descansar para continuar su camino hacia el sur del continente, luego de haber iniciado el viaje en Canadá, señala un estudio hecho por los biólogos Karina Anahí Ávila Esparza, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) y Bruno de Almeida Lima, de la Universidad de Santa Cecilia, de Brasil.

Las aves migratorias toman este parque como referencia para ubicar otros sitios dónde descansar o quedarse, como los pequeños lagos y el lecho del río, lo que convierte esta zona en la parada obligada de las aves en su trayecto al sur y después al norte, indica otro estudio de la misma UACJ que da a conocer la bióloga Yisni Granados Corral.

Por su parte, el coordinador del Parque Central Hermanos Escobar, Gabriel Pérez Campoy, dijo que en este lugar llegan de septiembre a mediados de diciembre aves migratorias como las grullas; este año también llegó un pelícano, pero éstas ya emigraron hacia el sur.

Algunas de las aves migratorias se han quedado en esta región, como es el caso de la monja americana, que llegó desde hace dos años y aquí procrearon, creando dos grupos de 20 miembros, algunas que siguieron su camino migrando al sur y otras que se han quedado ya como nativas de esta zona, comentó.

Buscan lugares cerca del agua

Lo que las aves migratorias buscan es estar cerca de sitios donde hay agua, llegan a El Chamizal, al río Bravo, al Parque Central y a otros lugares que tienen pequeños lagos o hay agua, indicó Pérez Campoy.

Juarenses que pasearon recientemente por El Chamizal y otros parques grandes, como la familia Morales, comentaron que en el área conocida como ‘Las Lilas’, por la Heroico Colegio Militar, vieron una gran cantidad de pájaros de distintos colores y tamaños, aves que antes sólo habían visto cerca del río.

En la investigación que hicieron Ávila Esparza y Almeida Lima, se destaca que en América existen cuatro rutas migratorias y una de esas, la central, pasa por Ciudad Juárez, la cual es de vital importancia para casi el 80% de la población de las aves migratorias. 

Los especialistas indican que por la generosidad de sus ecosistemas, México es lugar de descanso, abastecimiento y refugio para millones de aves acuáticas, canoras y rapaces que viajan cada año miles de kilómetros desde el norte de Canadá y Alaska, hacia el sur del continente. 

La investigación que hicieron señala que la especie sitta canadensis utiliza El Chamizal como sitio para pasar el invierno, donde es posible llegar a ver una gran cantidad de estos pájaros durante toda la estación.

Otras como el chipe de Audubon (setophaga coronata) y el reyezuelo matraquita (regulus calendula), también utilizan los árboles de este parque para invernar. Estas especies llegan a mediados de septiembre y regresan al norte de Canadá a principios de abril para reproducirse. 

Bruno de Almeida dio a conocer que algunas especies migratorias que arriban al parque están sujetas a protección especial por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales con la norma NOM-059-SEMARNAT, como es el caso del gavilán de Cooper (accipter cooperi), el milano de Misisipi (ictinia mississippiensis), el halcón de Swainson (buteo swaisoni), el aguililla real y el aguililla negra menor.

Además de las especies migratorias, también hay algunas que son residentes en El Chamizal, como es el caso del halcón peregrino.

Aves como el chipe de Potosí (oporornis tolmiei) cuentan con la protección nacional y también está protegida internacionalmente, ya que son un patrimonio que une países. 

Además de alegrar a quienes visitan el parque en los meses de invierno, durante el cuidado paternal, tanto el macho como la hembra cazan grandes cantidades de ratas y palomas domésticas, ayudando al control de plagas en la ciudad.

Otras especies también utilizan el parque como sitio de reproducción, como es el caso de la paloma ala blanca (zenaida asiatica), el carpintero mexicano (picoides scalaris), el baloncito (auriparus flaviceps), el colibrí garganta rubí (archilochus alexandri) y el cuicacoche (toxostoma curvirostre) entre otras.

El mirlo primavera (turdus rufiventris) hace sus nidos en los árboles y arbustos de El Chamizal y el pinzón mexicano (haemorhous mexicanus) hace sus nidos en los pinos. En primavera es posible escuchar el bello canto del mirlo primavera y el sencillo canto del pinzón mexicano por todo el parque, dicen los biólogos.

Se destaca en el estudio que Juárez necesita controlar la expansión urbana irregular porque los hábitats naturales esenciales para las aves migratorias y residentes están siendo eliminados. 

[email protected]