Juárez

Juárez, sin zonas libres de violencia

Cada cuadrante de la ciudad registró al menos un asesinato en 2019; crimen organizado aparece como la principal causa

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 01 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— A sus 13 años, Edwin creía que la violencia era algo lejano, de adultos, “de malos”, por lo que el asesinato de quien era su compañera de clases le impactó y lo despertó a la realidad de un Juárez en el que la delincuencia organizada, feminicidios, violencia familiar, riñas, robos y delincuencia juvenil mantienen una alta cifra de homicidios dolosos que se han expandido a toda la ciudad. 

“Fue muy impactante saber que una de las personas con las que convivía a diario ya no estaba y que había muerto de una manera tan fea”, relató el adolescente a un año de la masacre en la que su amiga Sherlyn, de 13 años, fue asesinada junto con sus hermanas Lindsay y Arleth, de 14 y 4 años, el 24 de agosto de 2019. 

El asesinato de las tres niñas en un rancho aledaño a Riberas del Bravo formó parte de una de las masacres que más conmovieron a los juarenses durante 2019, año en el que fueron asesinadas 180 mujeres y se cometió un total de mil 497 homicidios dolosos, 32 de ellos en los que las víctimas fueron menores de edad.

Multihomicidios como el de las tres menores, asesinatos en barberías, feminicidios, por violencia familiar, con arma de fuego, decapitados y calcinados, forman parte de los casos destacados en la georreferenciación de los homicidios registrados entre enero y agosto de 2019, realizada por el Observatorio Ciudadano del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec), basada en seguimientos periodísticos.

Aunque en casi todos los cuadrantes de Juárez se registró al menos un homicidio, el mapa destaca el crimen organizado como principal causa probable, por lo que la mayoría de los casos fueron cometidos con armas de fuego.

Cuando aumentan los homicidios dolosos incrementan también los diferentes niveles de violencia, “se disparan los feminicidios, tiene como un jalón en los diferentes niveles de violencia”, destacó el doctor Luis Ernesto Cervera Cruz de El Colegio de Chihuahua (El Colech) durante el seminario Sociedad y territorio del Estado de Chihuahua.

Explicó que la violencia es el uso deliberado e intencional de la fuerza que una o varias personas, desde una posición de poder, causan a otras con el fin de dañarlas.

La violencia provoca daños emocionales, psicológicos, físicos, sexuales o económicos. En algunos casos, como en los homicidios dolosos, el territorio influye ante aspectos como el índice de marginación urbana. Este es el caso de zonas como Anapra, Lomas de Poleo y el área de la carretera a Casas Grandes.

Como parte del Análisis Espacial de la Incidencia Delictiva en Chihuahua y Ciudad Juárez, Cervera Cruz destacó que en comparación con los homicidios dolosos registrados entre 2008 y 2011, en 2019 “existió una diferencia importante en el norte” de la ciudad. 

La violencia homicida “se quitó un poco de la parte norte y la sección del Campestre donde incurrían, de la sección del bienestar, y se movió al Centro Histórico y Poniente. Y sí se mantienen las condiciones similares para el corredor Jilotepec-Zaragoza y el suroriente de Ciudad Juárez”, informó tras la georreferenciación de mil 90 casos de 2019.

El investigador destacó la concentración excesiva del crimen organizado y el riesgo de ser víctima, como habitante de Ciudad Juárez.

Aunque “los homicidios dolosos cuentan con un patrón espacial arreglado en clúster o zonas críticas bien definidas, al parecer se explican más por la relación con el espacio público, como lotes baldíos, vialidades principales, falta de iluminación”, las zonas críticas tienen que ver “con el espacio público y con las zonas que se disputa el crimen organizado”. 

Feminicidios

En el caso de los feminicidios “no es hablar de la ciudad como un todo, no es en todos los espacios. Aunque tiene que ver con pobreza, en algunos lugares donde existe pobreza estructural no existe problema de los feminicidios”, indicó el investigador.

Dijo que el 64 por ciento de los casos está relacionado con la marginación urbana. Pero destacó que en los feminicidios no se puede concluir de la misma manera el lugar de residencia de la víctima como el lugar donde fue hallado el cadáver.

El 48.41 por ciento de los casos de feminicidio donde se encontró el cuerpo tienen que ver con lotes baldíos, mientras que el 31.8 por ciento es un acceso a las vialidades principales. Esto significa que el 80 por ciento de los feminicidios referenciados por el lugar en donde se encontró la victima tiene que ver con el espacio público.

En la delincuencia juvenil, el promedio de edad es de 16.7 años. Y en las zonas donde delinquen, no existe infraestructura de nivel medio superior o son preparatorias muy precarias, destacó Cervera Cruz.

El maltrato infantil tiene un patrón espacial al azar y no se encontró correlación con la segregación socioespacial y déficit de infraestructura, agregó.

“En su conformación urbana, Ciudad Juárez ha mantenido un crecimiento caracterizado por espacios urbanos con condiciones de segregación espacial, donde la pobreza y los altos déficits de infraestructura y equipamiento urbano han creado regiones que se relacionan directa o indirectamente con el fenómeno de la violencia, así como es necesario también tomar en cuenta las condiciones del espacio público”, apuntó el investigador.

Por su parte, la georreferenciación de Ficosec muestra que en los casos en los que las víctimas fueron menores de edad destaca la media luna que comprende el norponiente, poniente, surponiente y nororiente de Juárez, principalmente a causa de violencia familiar y el crimen organizado. 

Entre dichas víctimas se encuentran Sherlyn y sus hermanitas, quienes fueron asesinadas durante una reunión en la que también fue privado de la vida otro hombre de 25 años y uno más fue “levantado” y encontrado tiempo después sin vida en una brecha cercana a los Médanos de Samalayuca.

“Sherlyn era una niña, muy buena estudiante, cumplida, comprometida y siempre con ganas de sobresalir. Era una persona muy amable y detallista con sus amistades”, recuerda Edwin sobre su compañera.

A un año de su asesinato, la Fiscalía General del Estado ha detenido a dos presuntos responsables, contra quienes pedirá prisión vitalicia. 

El pasado 10 de agosto el fiscal Jorge Nava López informó sobre la detención de Manuel de Jesús L.M., de 23 años, apodado “El Chuky”, como presunto responsable de haber sido uno de los hombres que dispararon más de 120 veces contra las menores.

“Fue un hecho violento que consternó a la ciudadanía”, recordó el fiscal, tras destacar la corta edad del presunto homicida.

Este fin de semana se informó sobre la detención, también tras una orden de aprehensión, de Álvaro O.N., como probable responsable de los delitos de secuestro agravado y homicidio calificado.

Rancho aledaño a Riberas del Bravo, en el que el 24 de agosto de 2019 mataron a tres menores de edad 

Casos en la vía pública

La masacre ocurrió dentro de un rancho, sin embargo, la mayor cantidad de homicidios ocurren en la vía púbica, según el análisis georreferencial de Ficosec.

Cuando se trató de lotes baldíos destaca la zona de la carretera a Casas Grandes y suroriente y nororiente, aunque también aparece el Centro Histórico de la ciudad. Mientras que en el caso de calcinamientos y decapitaciones los registros están en el suroriente y nororiente. 

En los casos en los que las víctimas fueron asfixiadas, aunque se concentran más también en el suroriente y nororiente, aparecen en otras zonas cercanas a la zona centro y norponiente, principalmente por el crimen organizado.

Entre las víctimas de asfixia por estrangulamiento se encontró Anabel Montañez López, de 33 años, quien fue localizada inhumada el 4 de noviembre del año pasado en el patio trasero de un domicilio ubicado en la calle Mojave, de la colonia Hacienda de las Torres. Mediante una orden de aprehensión, fue detenida una joven de 25 años como probable responsable. Las barberías y estéticas también aparecen en la georreferenciación de los homicidios dolosos de 2019 de Ficosec, tanto en la zona centro como en el suroriente de Juárez.

El Camino Real, bares, centros comerciales, panteones y puestos de comida también formaron parte de los escenarios violentos de Juárez en los casos del crimen organizado, mientras que en los asesinatos registrados dentro de las viviendas aparecen también casos de robo, violencia familiar y feminicidio.

Los casos ocurridos en los parques se concentraron en el suroriente, aunque también hubo casos en el norponiente.

En cuanto a los horarios, se observa que los asesinatos se efectúan a diversas horas del día, pero principalmente en la tarde y noche. Y aunque ocurren todos los días de la semana, durante los fines de semana se dispersan más en la ciudad.

Según datos de la FGE, durante 2020 suman mil 198 homicidios dolosos, 120 en enero, 115 en febrero, 159 en marzo, 174 en abril, 137 en mayo, 169 en junio, 166 en julio y 158 en agosto hasta la tarde de ayer. 

Escenarios del crimen

• Barberías  • Estéticas 

• Camino Real  • Bares

• Centros comerciales  • Panteones 

• Puestos de comida  • Parques

Horarios

• Se efectúan a diversas horas del día, pero principalmente en la tarde y noche 

• Aunque ocurren todos los días de la semana, durante los fines de semana se dispersan más  

Para saber

• Cuando aumentan los homicidios dolosos incrementan también los diferentes niveles de violencia

• Violencia es el uso deliberado e intencional de la fuerza que una o varias personas, desde una posición de poder, causan a otras con el fin de dañarlas. Provoca daños emocionales, psicológicos, físicos, sexuales o económicos 

• En la delincuencia juvenil, el promedio de edad es de 16.7 años