Juárez
Universidad Cultural

Justifica director asistencia al plantel

Jorge Rojas López aseguró que sólo está asistiendo el 20 por ciento del alumnado a recibir 'asesorías'

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Javier Olmos
El Diario de Juárez

jueves, 15 octubre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Ante el registro de más quejas de alumnos por las clases presenciales en plena pandemia, el director de la Universidad Cultural, Jorge Rojas López, defendió el “modelo híbrido” que adoptó la institución privada para desarrollar las clases presenciales.

Entrevistado ayer por El Diario, Rojas López aseguró que sólo está asistiendo el 20 por ciento del alumnado a recibir “asesorías”, aunque luego definió que se trata de estudiantes que toman las clases presenciales ante la falta de computadora.

El 80 por ciento restante está cursando la escuela a través de plataformas de Internet, añadió.

Otro alumno que se manifestó desde el anonimato, aseguró que ayer tuvo que dejar la Universidad Cultural debido a que muchos de los salones están saturados y no se guarda la sana distancia, además de que intentó denunciar ante varias dependencias la situación y no tuvo respuesta.

“Quise presentar una denuncia ante la Secretaría de Educación y no me recibieron, luego fui a la Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) y ahí me dijeron que tenía que ir a Fiscalía (General del Estado); en Fiscalía me dijeron que no les competen esos asuntos”, abundó.

El director de la escuela privada afirmó que conoce el decreto que prohíbe las clases presenciales y que inclusive establece sanciones para quienes lo incumplan.

Se han dado informes a la Secretaría de Educación y Deporte, “y en ningún momento hemos dicho que es obligatoria la presencia de los muchachos”, aseveró.

Rojas señaló que han tenido problemas con las plataformas de Internet, entre ellas Zoom y Google Meet, y derivado de ello, algunos estudiantes acuden a recibir asesoría.

Dijo que el cuatrimestre pasado la institución registró una pérdida del 50 por ciento del alumnado, y señaló que seguramente esto se debió a que la situación económica empeoró con el confinamiento.

“Muchos inclusive me dijeron ‘no tengo computadora, maestro’”, externó. Cuando cambió el semáforo a amarillo, les dijimos, “en base a un porcentaje de personas que deseen una orientación mayor, acérquense”, agregó. 

“Hemos estado atendiendo a las personas en función de eso, pero no estamos de ninguna manera en contra de las disposiciones que marca la Secretaría de salubridad, ellos sabrán lo que tienen que hacer para evitar que esta situación se salga de control para todos”. 

[email protected]