Juárez

Le cierran puertas por cuidar a su hijo

Padre soltero solicita apoyo para conseguir empleo; hace trabajos de electricidad, plomería y albañilería

Cortesía

El Diario de Juárez

sábado, 20 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Gabriel Cabral es una persona que sabe de electricidad, plomería y albañilería, entre otros oficios, pero a pesar de esto, no logra que lo ocupen porque siempre trae con él a su hijo que padece microcefalia y a las personas no les agrada que acompañe a su padre mientras éste trabaja.

“Estoy desesperado, ya tengo mucho tiempo sin conseguir algo de trabajo; a los que me contratan no les gusta que llegue con mi hijo, aunque él se queda tranquilo en algún lugar en lo que yo hago los trabajos, no lo puedo dejar solo en la casa”, dice este hombre de 45 años de edad, quien pide a la comunidad un empleo para poder alimentar a su descendiente.

Gabriel explica que la mamá de su hijo se fue de la casa cuando él nació y le dijeron que tenía microcefalia (trastorno neurológico en el cual el cerebro de un niño no se desarrolla completamente), lo que impediría que su crecimiento fuera como el de cualquier otro menor.

Desde entonces el hijo quedó al cuidado de su padre y de la abuela, pero ella falleció hace tres meses y ahora no hay quién lo cuide mientras el papá trabaja.

“Mi hijo ya camina, pero no habla, tiene 29 años de edad, pero es como un niño; es tranquilo, siempre lo llevo conmigo y me deja trabajar, pero hay gente muy mala y se burlan de nosotros cuando andamos en algún lado”, dice Gabriel.

“Los demás no entienden que lo tengo que cuidar de por vida, es mi hijo y debo protegerlo, aunque al llevarlo conmigo no me ocupan para algún trabajo, pues muchos, como los de electricidad, tengo que hacerlos dentro de una casa y no les agrada que mi hijo entre conmigo”, indica.

Pandemia complica situación para Gabriel

Además de eso, por la pandemia de Covid-19 la situación se complicó para Gabriel, pues ahora encuentra más dificultades para que alguien lo ocupe en algún trabajo.

Comentó que el domingo pasado, mientras estaba nevando, se puso bolsas en los zapatos para no mojarse y también hizo lo mismo con su hijo, de quien prefiere no se le identifique con su nombre; llevaba una pala para ofrecerse a limpiar la nieve de alguna casa para ganar algo y darle de comer a su hijo, pero nadie lo contrató y no pudo conseguir qué comer.

“Hay seres muy duros, les digo de los oficios que hago, que soy bueno haciéndolos y soy responsable, pero no me contratan porque mi hijo está conmigo y sólo se le quedan viendo; él no molesta, se queda cerca de donde trabajo, pero no quieren que entre a las casas”, señala.

“Es por eso”, dice Cabral, “que pido el apoyo de la comunidad para que me ocupen en algún trabajo que tengan que hacer en la casa, de lo que sea, sé hacer de todo y no les quedo mal”.

Gabriel vive en la colonia San Antonio y participa en la asociación religiosa Comunidad Olivo, y afirma que no pide que le regalen, quiere que lo ocupen en algún trabajo con el cual pueda obtener un ingreso para el sostenimiento de su hijo.

“No les quedo mal, soy responsable y sé trabajar, espero que alguien me contrate para ganar algo de dinero y mantenernos mi hijo y yo”, dice Cabral, a quien se le puede llamar al teléfono 656-359-4940. 

[email protected]