Juárez

Madre suplica que le regresen a su hijo, vivo o muerto

Desapareció del fraccionamiento Riberas del Bravo, ubicado al oriente de la ciudad

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez / Juan Manuel Moyer

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

miércoles, 31 marzo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Han transcurrido cuatro días desde que Juan Manuel Moyer Miranda, de 17 años y conocido como “El Minions”, desapareció del fraccionamiento Riberas del Bravo, ubicado al oriente de la ciudad.

Desde entonces su madre, Claudia, suplica a sus captores que se lo regresen vivo o muerto.

La mujer tiene pocas esperanzas de localizar a su hijo con vida, al surgir información de que fue asesinado frente a una amiga, la cual se negó a dar más información y huyó a El Paso, dejando a Claudia en una incertidumbre que la ha agobiado las últimas 96 horas.

En la búsqueda del adolescente la familia recurrió a las redes sociales para difundir su fotografía y posteriormente acudió ante la Fiscalía General del Estado (FGE), donde tardaron más de 24 horas en hacer pública la pesquisa.  

Datos oficiales indican que durante los dos primeros meses del año 456 hombres se encontraban  reportados como desaparecidos en esta ciudad y eran buscados por elementos de la FGE. Las cifras de marzo aún no están disponibles, informó personal de la dependencia. 

La realidad es que el número de elementos disponibles para investigar la desaparición forzada de un hombre en Chihuahua es muy limitado, según la información aportada por la Unidad de Transparencia de esta Fiscalía en respuesta a la solicitud con folio 052932021.

Se estima que en el estado aproximadamente 2 mil 800 personas se encuentran reportadas como ausentes y son buscadas por 19 investigadores que conforman la Comisión Local de Búsqueda, es decir, cada uno de ellos tendría a su cargo la localización de 147 personas en promedio. 

Exceso de carga laboral

El personal se divide en siete agentes del Ministerio Público, nueve agentes estales de Investigación, dos peritos en Criminalística de Campo, un antropólogo.

De esta cantidad, 14 personas están asignadas a Ciudad Juárez, las cuales se dividen en tres agentes del MP, dos investigadores y nueve elementos que laboran por contrato, según indica la respuesta oficial.

En el portal web de la Comisión Estatal de Búsqueda, se indica que en el estado hay 2 mil 786 personas desaparecidas, a las cuales se les ha buscado en 93 intervenciones desde que esta Comisión fue creada el 21 de julio del 2018 y que está a cargo de la fiscal Laura Irene Moreno Espinoza, designada por el gobernador Javier Corral, desde julio del 2019.

Para operar esta comisión ha recibido un presupuesto superior a los 30 millones de pesos asignados por el Gobierno Federal. 

Pocos lo buscan

La ausencia de Juan Manuel ha alertado a su madre y a su pareja sentimental. Claudia refiere que luego de publicarse la alerta Amber, una prima le envió el mensaje de una supuesta amiga del menor, quien le aseguró que lo habían matado frente a ella.

“Pero no quería problemas. Dijo que ella y otra amiga estaban con él y que llegó un carro, lo mataron y se lo llevaron pero ya no nos quiso decir nada, sólo mencionó que era un carro azul tipo Uber, ahí tengo las capturas de pantalla del celular y llevé eso a la Fiscalía”, dice la madre de familia.

El investigador asignado al caso, según dice la madre de familia, les expuso que había una coincidencia, pues el novio de la amiga es Uber y el vehículo es de color azul.

“No hemos dado con ella, pero las casas de sus fotos en el Facebook salen así de Infonavit”, menciona.

Juan Manuel tenía cuatro meses viviendo en la casa de su novia, en la misma calle donde era su domicilio y cada mañana acudía con su madre a desayunar

“A mí me dijeron que andaba robando pero yo nunca supe eso, vino la suegra y me dijo ‘no vino El Minions a dormir’ y dije, qué raro siempre viene temprano a almorzar”, comenta.

Dijo que Juan Manuel salía en las noches y regresaba en la madrugada, ya que cuando ella regresaba de trabajar del segundo turno de una empresa maquiladora siempre lo veía que estaba afuera. 

“Me hago la fuerte pero es muy difícil, yo lo que le digo a ellos es que donde lo tengan que me lo entreguen, si está vivo o muerto pero que me lo dejen, que me digan dónde está, yo no tengo nada contra ellos si mi hijo andaba mal y ellos se quisieron cobrar así, pero es muy feo la desesperación”, dice.

Claudia refiere que su hijo le había dicho que lo tenía amenazado un comandante de la Policía Municipal, el cual le dijo que si seguía robando se lo iba a llevar a el Valle a que lo mataran.

La madre recuerda que una vez su hijo fue detenido por los policías preventivos y ellos mismos se lo regresaron a su casa, ya que es menor de edad.

“Yo le dije al judicial que el día que lo agarraron y que me lo dejaron aquí, las patrullas no traían número y ellos traían la cara cubierta hasta abajo y no traían la estrella, supuestamente lo habían agarrado con cristal y me dijo ‘se lo van a venir matando’ y el sábado antepasado, el niño (Juan Manuel) estaba llorando en la tapia donde a veces se quedaba y no me quiso decir qué tenía, solo que quería estar solo, como que lo habían amenazado”, agrega la madre de familia.

Agrega que la supuesta detención ocurrió hace dos meses  y que incluso los supuestos policías ingresaron a su casa y a la de la novia para revisar sus pertenencias en busca de cristal.

El adolescente  fue visto por última vez el pasado viernes 26 de marzo a las 8:00 de la noche en la esquina de las calles Rivera del Fuerte y Rivera del Lago de Riberas del Bravo etapa 9.

Mide aproximadamente 1.55 metros, pesa 55 kilos, es de tez trigueña clara, de cabello ondulado, tiene tatuajes con nombres en ambos brazos, así como de una calavera y de una planta verde con rojo en el tobillo; tiene heridas y raspones en un costado derecho, según los datos que se indican en la pesquisa.

Cualquier información puede proporcionarse al número de denuncia anónima 089 o a emergencias 911.

Falta más personal

Para Daniel Durán, integrante del Colectivo de Familias Unidas por la Verdad y la Justicia, en el cual se agrupan 12 familias que buscan a seres queridos por desaparición forzada  en la entidad, consideró que el personal de la Comisión Estatal de Búsqueda no es suficiente para realizar la cantidad de rastreos que se requieren realizar mes tras mes para obtener las pistas que permitan la localización de sus seres queridos.

“En los rastreos que tenemos son menos personas (que los 19 investigadores de campo) no son suficientes, con la Comisión Local de Búsqueda sí estamos haciendo algunos rastreos, van mejorando pero les falta todavía, en los rastreos que hacemos nosotros de manera independiente a veces son mejores que cuando nos acompaña la Comisión, sí tienen mucho material y experiencia, pero cuando se hacen los rastreos no se ve”, menciona.

Refiere que durante los rastreos no se cumplen algunos de los acuerdos realizados en reuniones previas como los horarios, el uso del drone y otro material especializado. 

Esto además de que el colectivo ha solicitado al menos un rastreo por mes pero se realizan cada dos meses en promedio.

“Nosotros como colectivo hacemos dos o tres rastreos por mes con nuestros recursos, ellos como Comisión deberían hacer más”, menciona.

A esto se suma que la FGE no los toma en cuenta para los rastreos que realiza pese a que han sostenido reuniones con el fiscal Cesar Augusto Peniche Espejel y han realizado acuerdos, ante la falta de información realizan manifestaciones en el Servicio Médico Forense para que les den a conocer los resultados de estos operativos, refiere.

El peso de la búsqueda recae en las familias, destaca.