Juárez

‘Pega’ pandemia trabajo de auditores

Deben cuidar que la información de los clientes no se pierda, que no se preste a malas interpretaciones, o que no se vayan a cometer fraudes, comentan

Tomada de internet / Imagen ilustrativa

Pavel Juárez
El Diario de Juárez

lunes, 15 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— La pandemia por el coronavirus Covid-19 ha repercutido de gran manera en la forma de trabajar de los auditores para fiscalizar empresas, para cuidar que la información de los clientes no se pierda, que no se preste a malas interpretaciones, o que no se vayan a cometer fraudes.

En el marco del ciclo de conferencias 2021 del programa de Contaduría de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez se presentó el tema “Efectos del Covid en la auditoría de estados financieros”, a cargo del doctor Enrique Flores Pérez, socio de la firma Baker Tilly, especializada en auditoría, asesoría financiera, consultoría, asesoramiento fiscal, laboral, contable y legal para empresas.

Flores Pérez, quien además es conferencista y ha impartido clases en varias instituciones de educación superior, expuso en su plática que los auditores están enfrentando diferentes problemas porque ha cambiado la forma de trabajar a causa de la pandemia.

Debido a este problema sanitario, el trabajo se ha tenido que realizar en forma remota, y esto tiene una serie de complejidades porque se debe de tener cuidado de que la información de los clientes no se pierda, que no sea distribuida a través de terceras personas, o que no vaya a prestarse a malas interpretaciones, explicó.

Añadió que anteriormente las auditorías estaban muy enfocadas en tener evidencia y se acudía a ver la facturación, las órdenes de compra, pero ahora, la situación es más compleja y ha llevado a las firmas a invertir en tecnología, a procurar que toda la información de los clientes esté protegida y que no se vaya a perder.

Destacó en su plática que algo que está pasando mucho con los auditores es que procuran no perder su escepticismo profesional, para lo cual han generado otras pruebas de auditoría diferentes a las que anteriormente se tenían.

Una de estas pruebas es asegurar que todas las facturas que tiene el cliente en la contabilidad sean las mismas que tiene el Servicio de Administración Tributaria (SAT), porque no hay otra forma de obtenerlas de manera visible.

Señaló también que antes los auditores realizaban recorridos en las empresas para verificar que las operaciones que el cliente decía realmente se llevaran a cabo. Sin embargo, las condiciones que ha provocado la pandemia han hecho que los auditores busquen otros protocolos para realizar su trabajo.

Mencionó que hace unas semanas un instituto de contadores de Estados Unidos publicó que, a causa del Covid-19, las pérdidas de las compañías han sido muy significativas y que muchas de ellas no podrán sobrevivir, lo que ha generado muchas presiones a las empresas que buscan tener los mismos estados financieros que antes tenían.

Esfuerzos para evitar fraudes

El conferencista dijo que los auditores han tenido, ahora, que aumentar sus esfuerzos para evitar fraudes.

Señaló que, de acuerdo con Donald Cressey, el fraude se da por tres características: la oportunidad, la presión o la racionalización, y la realidad es que al día de hoy todo mundo tiene una presión.

En uno de los gráficos que presentó se indicó que “los cambios en las prácticas y protocolos de trabajo de los clientes, junto con las presiones financieras personales y/o organizativas, podrían crear tanto la oportunidad como el incentivo para el fraude”.

El doctor Flores Pérez presentó ejemplos de los problemas que empresas de diferentes giros comerciales pueden estar enfrentando a causa de la cuarentena, que se inició en marzo, y que lleva ya 360 días.