Juárez

Por definir, situación legal del exdirector de Tránsito

Fue acusado de violencia familiar

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

martes, 16 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Hasta ayer por la tarde el abogado Óscar Luis A. G., extitular de la Dirección General de Tránsito Municipal, permanecía detenido a la espera de que se determinara su situación jurídica luego de que fue arrestado la tarde del sábado al ser acusado de violencia familiar, informó Wendy Chávez, titular de la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM).

Óscar Luis A. G. no fue enviado al Cereso y se le asignaron medidas de protección judicial. Será en 5 días cuando el juez debe fijar fecha y hora para ratificar o no las medidas de protección; es muy probable que ese mismo día también se le formulen cargos, indicó Chávez.

El pasado domingo se dio a conocer que el exfuncionario fue consignado ante el Ministerio Público adscrito a esa representación social, la cual contaba con un lapso de 48 horas para resolver su situación legal y los cargos que se le imputan.

De encontrarse elementos de prueba suficientes para formular imputación ante un Tribunal de Control, Óscar Luis A. G. sería trasladado al Centro de Readaptación Social para Adultos.

La víctima es su actual pareja sentimental, quien anteriormente sufrió agresiones físicas y en 2018 ya había denunciado amenazas por parte del experto en artes marciales, indica el archivo periodístico.

La reciente intervención realizada por elementos de la Policía preventiva ocurrió la tarde del sábado, cuando el número de emergencias 911 recibió el llamado de auxilio en el que además de la agresión, se mencionaba que la mujer se encontraba retenida en contra de su voluntad.

Óscar Luis A. G., quien también fue catedrático universitario, fue trasladado inicialmente a la estación Universidad, a donde llegó también la representante legal de la víctima.

El archivo periodístico refiere que fue la segunda denuncia que acumuló Acosta tras golpear a Eduardo Rangel Serrano en el exterior de un restaurante-bar de plaza Portales.

El exfuncionario contrademandó al lesionado por fraude procesal al negarse a pagar las intervenciones quirúrgicas del herido, mientras que la mujer, testigo de la agresión, declinó continuar con la denuncia por amenazas y reanudó su relación sentimental con el presunto agresor.