Juárez

‘Soy emigrante y quise echar una mano’

Cubanos, activistas y bomberos acondicionan el albergue temporal para migrantes ‘Kiki’ Romero

Hérika Martínez / El Diario / Serbilio Villegas y Yodanis Hidalgo Castillo ensamblan las literas donde dormirán 400 personas

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 05 abril 2021 | 06:00

Ciudad Juárez—En espera de cruzar a Estados Unidos bajo los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), los cubanos Serbilio y Yodanis decidieron ayudar en la adecuación del gimnasio municipal Enrique “Kiki” Romero como albergue temporal para los centroamericanos que son expulsados del vecino país bajo el llamado Título 42. 

“Soy emigrante también y quise echar una mano… aquí me encuentro apoyando, apoyando a armar este albergue para los migrantes que vienen detrás, (para) que tengan mejores condiciones, para que no se enfermen, para que estén protegidos aquí… vine voluntariamente a apoyar aquí al grupo de Derechos Humanos, porque en ocasiones he tenido que ir ahí a pedir ayuda y me la han dado, y entonces hoy yo me brindé para cooperar”, dijo Yodanis Hidalgo Castillo, originario de Cuba.

El isleño de 41 años llegó a México en junio de 2019, y hace cinco meses fue retornado por el Gobierno del entonces presidente Donald Trump a Ciudad Juárez, bajo el programa “Quédate en México”, de los MPP, el cual al ser concluido por el actual mandatario, Joe Biden, le permitirá ingresar para continuar con su proceso de asilo político dentro de Estados Unidos. 

Yodanis acudió el fin de semana a armar las literas en las que podrán dormir 400 personas expulsadas del vecino país bajo el Título 42 de la Sección 265 del Código de EU, una política sanitaria, debido a que los migrantes son considerados un riesgo para la propagación del coronavirus. 

Dentro del albergue temporal en esta frontera se les realizará una prueba de Covid-19 a los hospedados, y en caso de dar positivo serán trasladados al hotel filtro, operado por la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas (OIM), la Organización Mundial por la Paz y un equipo de doctores cubanos coordinados por la doctora Leticia Chavarría. 

De acuerdo con el director de Derechos Humanos del Municipio de Juárez, Rogelio Pinal, se espera que hoy se pueda recibir a los primeros migrantes en el gimnasio municipal, ubicado en la colonia Azteca, el cual trabajará en coordinación con las autoridades de los tres niveles de gobierno, asociaciones binacionales y agencias internacionales.

El nuevo espacio “va a desahogar un poco (los refugios), creemos que con la cantidad de personas que están llegando pronto se va a saturar también este lugar; sin embargo, va a permitir que los albergues, algunos, ya quedemos en cero Covid”, dijo el funcionario.

En el sitio habrá atención médica las 24 horas, y el Gobierno federal enviará 3 mil pruebas rápidas para detectar Covid-19, las cuales se emplearán tanto en el gimnasio municipal como en el resto de los espacios filtro de la Red de Albergues de Ciudad Juárez, informó. 

Durante el fin de semana, trabajadores de Derechos Humanos del municipio, Bomberos, activistas de la organización estadounidense Hope Border Institute y los dos migrantes cubanos que acudieron como voluntarios se encargaron de armar las literas y colocar las bases y colchonetas sobre cada una de ellas.

“Estamos habilitándoles con camas, colchones, cobijas, para que puedan dormir y descansar plácidamente. Porque no conoces a nadie, es muy difícil para nosotros los emigrantes esa vida, pero bueno, uno se propone metas que tiene que cumplirlas”, comentó Serbilio Villegas, de 52 años de edad.

El originario de La Habana llegó a México hace dos años, y hace seis meses a Ciudad Juárez, en donde ha vivido pagando renta en espera de poder cruzar la frontera para llegar hasta Miami. 

 De acuerdo con las autoridades, Ciudad Juárez recibe a diario a más de 100 migrantes expulsados de Estados Unidos a través de los puentes internacionales, principalmente a grupos que son traslados en avión desde Brownsville hasta El Paso, y luego enviados a México.

[email protected]