Juárez

Toribio Ortega, un héroe sin título

El chihuahuense, revolucionario clave en la lucha armada, aún no es nombrado benemérito a pesar de estar su nombre escrito en letras doradas en el Congreso del Estado

Juan Carlos Núnez
El Diario

domingo, 15 noviembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— El 14 de noviembre de 1910, Toribio Ortega Ramírez, fundó el partido antirreleccionista en Cuchillo Parado, municipio de Coyame del Sotol, que marcaría el inicio real de la Revolución Mexicana, seis días antes de lo indicado en el Plan de San Luis por Francisco I. Madero, quien aunque no inició el movimiento armado tan rápido, sí marcó el principio para las primeras luchas por grandes figuras como Pascual Orozco y Francisco Villa.

De acuerdo con el historiador chihuahuense Edelmiro Ponce de León, debido a las amenazas del Gobierno de Porfirio Díaz, tuvo que irse a la Sierra del Pegüis a esconderse junto con sus hombres, por lo que tuvo que esperar hasta inicios de diciembre para unirse a la lucha armada con los demás revolucionarios que ya habían estallado en batallas.

Comerciante desde joven, fue muy útil ya que conocía perfectamente todo el estado de Chihuahua y tenía buenas relaciones con diferentes personalidades, líderes y contaba con la simpatía de la gente. Se alió al jefe del movimiento maderista en Chihuahua, Abraham González, bajo las órdenes directas de Pascual Orozco, con quien participó en el combate de Ojinaga y en la toma de Chihuahua. Alcanzó el grado de teniente coronel. A la firma de los tratados de Ciudad Juárez regresó a su pueblo y reanudó sus antiguas actividades comerciales.

Uno de los mejores generales de Pancho Villa

Un dato bien documentado, fue que el 19 de noviembre en la noche, Pascual Orozco se levanta en armas junto con su suegro Albino Frías, con el asalto a la comisaría de San Isidro, donde roban varias armas y municiones.

Posteriormente asaltan Miñaca del municipio de Guerrero, debido a que era óptimo apropiarse de los insumos y provisiones que venían en el ferrocarril que pasaba por ahí. Luego la toma de la gran finca de Joaquín Chávez, uno de los caciques más grandes de la región.

Amenazaron con tomar toda Ciudad Guerrero y el presidente municipal no lo permitió, por lo que hubo balazos, así como treguas. Pero al enterarse que un tren llegó a San Andrés, éste fue atacado por Francisco Villa y sus hombres, Orozco decido ir a Pedernales y acabó con todos los soldados del ejército federal.

Pero no fue sino hasta diciembre de 1910 que cayó todo Guerrero, al tener varios flancos ya cubiertos, es cuando la lucha se vislumbra más grande y totalmente atraída por Francisco I. Madero.

Estos levantamientos, que llegaron hasta San Isidro provocaron que para principios de 1911, en muchos puntos del país se levantaran en armas, con grupos revolucionarios más consolidados como los de la región de Chihuahua, pero poco a poco se extendió la convicción de que podían derrotar al ejército porfirista, primero, porque en territorio chihuahuense se ganaba.

El estudioso de la historia, aclaró que el pueblo de Cuchillo Parado no ha cambiado su nombre oficial que es “25 de Marzo”, un decreto desde inicios del siglo XX, que nunca ha derogado el Congreso del Estado, por lo que aunque es comúnmente conocido de esta manera, nadie ha optado por arreglar la controversia documental. 

Fue comandante en jefe del batallón la Brigada González-Ortega, ascendido por el mismo Francisco Villa.  Tras la muerte de Madero y Pino Suárez, se forma el Ejército de la División del Norte y Los Dorados de Villa en Janos, en 1913, con lo que estallan batallas más fuertes en todo México y muchas ganadas por los revolucionarios del norte, donde Ortega formaba parte de frentes importantes junto con Trinidad Rodríguez y por supuesto, Felipe Ángeles.

Final indeseado y familia destinada a la pobreza

Participó en el ataque de Chihuahua, la toma de Ciudad Juárez y las batallas de Tierra Blanca y Ojinaga. En la toma de Torreón, ya con el grado de general brigadier, desempeñando importante función; desde entonces se consolidó como uno de los hombres más importantes del villismo. Ante la escisión revolucionaria de finales de 1914 continuó al lado de Francisco Villa. Realizó campaña militar por San Pedro de las Colonias, Saltillo, Monterrey y Zacatecas. En esta última se dice que le dio fiebre tifoidea, por lo que no pudo continuar más, razón por la que Villa lo manda de regreso a Chihuahua a ser atendido en el hospital para revolucionarios en la actual Quinta Toché.

Fallece el 16 de julio de 1914 a las 10:45 de la mañana de acuerdo con la cita del historiador. Pero fue un día después cuando es sepultado en el Panteón de la Regla y con la Brigada de Felipe Ángeles le hizo honores militares.

Lamentó que pese a toda la ceremonia hecha por la gente de Villa, su viuda Fermina Juárez y sus hijos tuvieron que irse a El Paso, Texas sin dinero y a su suerte, por lo que la familia de uno de los más grandes héroes revolucionarios vivieron en la pobreza durante un tiempo. 

“Conocí a Galación Ortega, hijo de Toribio. Nos platicó los momentos de sufrimiento que junto con sus hermanas padecieron y pasó mucho tiempo para que a su padre se le reconociera como héroe. Incluso aún no es nombrado benemérito a pesar de que su nombre está escrito en letras doradas ahí en el Congreso del Estado”, comentó el maestro Ponce de León.

Gracias a las gestiones del historiador, el Museo de Toribio Ortega se encuentran en la Quinta Touché ubicada en avenida Independencia y Simón Bolívar, finca restaurada y rescatada, donde hasta hace unos meses también eran las oficinas de la Dirección de Desarrollo Económico y Turístico del Municipio. Ahora el inmueble está a cargo del Instituto de Cultura del Municipio (ICM), donde la obligación es mantener el museo del revolucionario intacto, dejar la estatua en las afueras y darle un mantenimiento digno a toda la finca, que fue el último hogar de uno de los más importantes personajes de la Revolución Mexicana en Chihuahua.

[email protected]