Nacional

Declara cártel guerra a 4T

CJNG atentó contra García Harfuch, secretario de Seguridad de CDMX; Alfonso Durazo reveló que existían amenazas contra funcionarios de 4T

Reforma / Vehículo del secretario de Seguridad capitalina Omar García Harfuch

Reforma

sábado, 27 junio 2020 | 07:14

Ciudad de México— El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) cumplió su amenaza. Atentó contra el secretario de Seguridad capitalina Omar García Harfuch -quien sobrevivió- en una franca declaratoria de guerra contra el Gobierno federal.

El secretario de Seguridad Ciudadana federal, Alfonso Durazo, reveló que documentaron la semana pasada amenazas contra funcionarios de la 4T, donde estaría incluido García Harfuch.

El mando responsabilizó ayer -poco antes de entrar a quirófano para ser operado por las heridas sufridas- al Cártel Jalisco Nueva Generación por el atentado.

Conforme la versión oficial, el convoy del funcionario fue interceptado por la calle de Monte Blanco en las Lomas, al norponiente de la CDMX, por agresores que viajaban en una camioneta Dodge Ram de redilas y una suburban, ambas blancas.

La camioneta en la que viajaba García Harfuch recibió decenas de impactos en los costados y de frente.

Los agresores portaban granadas, armas largas y un fusil Barret, arma de alto poder con un alcance de más de un kilómetro y cuyos proyectiles pueden perforar blindajes y concreto. En el lugar fueron recogidos unos 300 casquillos percutidos.

El equipo de seguridad del jefe policiaco repelió la agresión e incluso logró la detención de 12 sicarios en el lugar. Horas más tarde, fueron detenidos cinco más en Tláhuac y dos en el Edomex.

Uno de los detenidos en la Alcaldía capitalina es identificado como José Armando Briseño de los Santos, jefe de sicarios del CJNG en Tonalá, Jalisco, y, según fuentes de inteligencia, sería el autor intelectual del ataque.

En el atentado murieron dos policías y una mujer ajena a los hechos. Otras cinco personas resultaron heridas.

El Gobierno federal ha intensificado en 2020 sus acciones contra el CJNG, muchas de ellas de la mano del Gobierno estadounidense. En febrero pasado extraditó a Estados Unidos a Rubén Oseguera, hijo de Nemesio Oseguera, "El Mencho", jefe del cártel, y a fines de marzo extraditó a Víctor Zapién, otro miembro del grupo jalisciense.

El 3 de junio la UIF bloqueó mil 939 cuentas bancarias ligadas al CJNG, en coordinación con agencias estadounidenses de seguridad.

Hace una semana el gabinete de seguridad federal recibió la amenaza de dicho cártel contra distintos funcionarios federales y el propio mando capitalino.

Dicho amago llegó luego de que fuera asesinado en su casa, junto a su esposa, el juez federal Uriel Villegas, quien llevó el caso de Rubén Oseguera antes de ser extraditado. La principal línea de investigación apunta a una venganza del cártel jalisciense.

Además, la Marina, la FGR y la Guardia Nacional han realizado operativos en Colima, Jalisco y Michoacán, donde por lo menos desde hace ocho años "El Mencho" ha estado a salto de mata.

El escalamiento del conflicto entre la Administración federal y el Cártel de "El Mencho" contrasta con la manera en que se ha encarado al Cártel de Sinaloa.

En 2019 a uno de sus líderes que habían capturado, Ovidio Guzmán, le permitieron escapar en Culiacán, por órdenes del presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de verse cercadas las fuerzas militares por sicarios.

Y el propio presidente ha tenido deferencias con la madre de Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder histórico del cártel sinaloense.