Nacional

Enfrentamientos en Sinaloa dejan 16 muertos

El Cártel de Sinaloa mantiene una pugna interna por el territorio para el tráfico de drogas

Reforma

Reforma

jueves, 25 junio 2020 | 12:52

Culiacán— El Cártel de Sinaloa mantiene una pugna interna por el territorio para el tráfico de drogas, como metanfetamina y fentanilo, y armas, provocando asesinatos y desplazamiento de personas al norte de Culiacán.

El 24 de junio ocurrió la última batalla, cuando 16 personas fueron asesinadas, de las cuales ocho eran campesinos.

Todo ocurrió en Bagrecitos, un pueblo en medio del camino que va hacia la presa El Varejonal, en la zona serrana de Culiacán, donde comienza el llamado Triángulo Dorado.

A las 8:00 horas llegó un grupo armado y asesinó a ocho hombres en medio de la carretera, junto a un cerro desgajado, a la salida de Bagrecitos.

En esa localidad habitan alrededor de 50 personas, y la mayoría decidió encerrarse en sus casas por más de seis horas, el tiempo que el comando permaneció en el pueblo haciendo disparos.

"Aquí seguimos por tercos, pero la mayoría de la gente se ha ido. Pero nosotros no, porque aquí están los animalitos, las vacas, los caballos y los burros, pero si tenemos que irnos y nos dice el Gobierno o que nos diga otra persona de arriba, nos vamos", dijo Modesta, una mujer de 62 años, que se resiste a dejar su hogar pese a los hechos violentos.

Después de esos ocho asesinatos, el grupo criminal se enfrentó con personas armadas, y murieron otras ocho personas.

En total, confirmaron autoridades locales, fallecieron 16 personas debido a las pugnas internas del Cártel de Sinaloa.

De acuerdo con datos de la Mesa de Seguridad Estatal, ocho campesinos fueron asesinados en Bagrecitos, y las otras personas murieron en un enfrentamiento en La Vainilla.

Estas últimas personas murieron en un episodio a balazos por la pugna que hay entre grupos criminales que buscan el liderazgo de la organización.

Por un lado, un hombre llamado Miguel Ángel Gaxiola o Jesús Alejandro Sánchez, conocido como "El Ruso", quien ha sido jefe de pistoleros de Ismael Zambada García, "El Mayo", ha apostado a defender la zona por la que se trafican armas y drogas, principalmente metanfetamina.

"El Ruso" sostiene una pugna con Néstor Isidro García, "El Nini", jefe de pistoleros de Iván Archivaldo Guzmán Salazar y sus hermanos Jesús Alfredo y Ovidio, hijos de Joaquín El Chapo Guzmán.

La razón, de acuerdo con reportes de las autoridades, es la lucha por el control del territorio.

Por esos problemas se han desplazado personas en poblados como Tepuche, La Pitahayita, Caminaguato, San Rafael y La Reforma, luego que sus casas fueron incendiadas o baleadas, de acuerdo con testimonios de pobladores.

Con los asesinatos de ayer, también hay personas de los pueblos La Ceiba, El Vino, El Barco y Bagrecitos que decidieron dejar sus hogares para refugiarse con familias en Culiacán.