Nacional

Marcas de quesos y yogur podrán regresar si cumplen con la ley

Se retiraron 18 marcas de queso y dos productos denominados como yogurt natural por publicidad engañosa

Agencia Reforma

Verónica Gascón
Agencia Reforma

jueves, 15 octubre 2020 | 08:33

Ciudad de México.- Las marcas de quesos y yogur que fueron retiradas de la venta al público podrán regresar al mercado hasta que cumplan con las normas sobre su elaboración y publicidad engañosa, advirtió Ricardo Sheffield, titular de Profeco.

En entrevista, señaló que hoy, el viernes, el lunes y martes próximo, recibirán en audiencia a las empresas que quieran aclarar la situación de sus productos.

"El retiro es la sanción mayor y es una sanción muy fuerte y pueden regresar al mercado hasta que cumplan o demuestren que están cumpliendo porque algunos alegan que ya cumplieron; les doy el beneficio de la duda, lo que sí no han hecho es informarnos del cumplimiento porque no hemos sido notificados", subrayó.

El procurador señaló que en las audiencias buscarán que haya compromisos puntuales de parte de las marcas involucradas para cumplir con las normas.

Sheffield advirtió que a partir del miércoles por la mañana se retiraron las 18 marcas de queso y los dos productos denominados como yogurt natural, con ayuda de las cadenas de autoservicio.

Afirmó que en los casos de Lala y Philadelphia, la información sobre el incumplimiento en algunos de sus productos se hizo pública desde hace 5 meses y no han notificado que hayan corregido la violación a la norma.

En tanto, destacó el caso de Bene Gastro, de Danone, como uno de los peores en cuanto a publicidad engañosa.

"Es una mentira, un engaño porque tiene tan alto contenido de jarabe de maíz de alta fructuosa que al contrario, te acelera la gastritis, y además de eso, no hay ninguna comprobación médica, científica de que el producto contribuya al problema del reflujo o gastritis", consideró.

Con el retiro de estos productos, aseguró el titular de la Profeco, dejan de convivir los que cumplen con los que tienen publicidad engañosa.

"(Antes) en casos delicados de francos engaños al consumidor no podíamos actuar de inmediato porque primero se desahogaban los procedimientos y normalmente eran años de litigio en tribunales y luego, después de 3, 4 o 5 años, se lograban retirar esos productos o que los cambiaran.

"Ahora ya amanecieron estos productos fuera de los principales canales de distribución, ahora sí las empresas están motivadas a resolver el problema en vez de litigarlo", explicó Sheffield.