Opinion El Paso

Los nominados de Biden devolverán la ‘justicia’ al Departamento de Justicia

.

Jennifer Rubin / The Washington Post

lunes, 11 enero 2021 | 06:00

El presidente electo Joe Biden reunió a los principales líderes del Departamento de Justicia con extremo cuidado. 

Esperó hasta que terminaron las elecciones del Senado en Georgia para tener la certeza de que podría reponer el puesto en el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia que su elección para fiscal general, el juez Merrick Garland, dejaría vacante. 

Incluso antes del ataque sedicioso al Capitolio incitado por el presidente saliente, Garland tenía mucho trabajo por delante. Durante cuatro años, una administración sin ley politizó y manchó al Departamento de Justicia. Ahora, la tarea que tenemos por delante parece abrumadora.

Biden presentó sus elecciones para puestos clave en el Departamento de Justicia el jueves. Garland diseñó meticulosamente sus comentarios para indicar que comprende completamente la enormidad de la tarea que tiene por delante. 

También expuso su amplio conocimiento del departamento. “Entrar en el Departamento de Justicia será una especie de regreso a casa para mí”, dijo. 

“Mi primer trabajo después de servir como asistente legal fue trabajar como asistente especial del entonces fiscal general Ben Civiletti”. Más tarde agregó: “En las décadas que siguieron a mi primer período de servicio en el departamento, volví una y otra vez para trabajar en diferentes roles: como fiscal federal asistente de carrera, como supervisor de la división penal y, finalmente, como alto funcionario de la Procuraduría General Adjunta. 

En este último cargo, trabajé con todos los componentes del departamento, en temas que van desde derechos civiles y antimonopolio, hasta terrorismo interno y seguridad nacional”.

El mensaje a los abogados de carrera fue claro: es un abogado, alguien que respeta la institución y sus profesionales. Disfrutará de una credibilidad instantánea en el departamento.

Garland también describió la esencia de su tarea, a saber, restablecer la santidad del Estado de Derecho. 

“La esencia del Estado de Derecho es que los casos similares se tratan por igual: que no hay una regla para los demócratas y otra para los republicanos, una regla para los amigos y otra para los enemigos; una regla para los poderosos y otra para los impotentes; una regla para los ricos y otra para los pobres, o reglas diferentes según la raza o el origen étnico”. 

Esa fue una descripción tan efectiva como encontrará de lo que se necesita para desmantelar la búsqueda del presidente Trump de diseñar una ley para él y sus compinches. La decisión de enjuiciar a Trump podría ser la más trascendente de Garland.

Garland también otorga estatura y credibilidad a la promesa de tomar decisiones de fiscalía independientes.

Además, Garland demostró que comprende el trabajo de reparación estructural que le espera. Enumeró los logros del liderazgo del Departamento de Justicia después de Watergate: “garantizar la independencia del departamento de la influencia partidista en las investigaciones policiales; regular las comunicaciones con la Casa Blanca; establecer pautas para las investigaciones del FBI; garantizar el respeto por la profesionalidad de los abogados y agentes de carrera del DOJ; y estableciendo principios para orientar el ejercicio de la discreción procesal”. Este tipo de pautas son precisamente lo que se debe establecer para evitar que más fiscales generales actúen como el abogado del presidente, no como el del país.

Finalmente, Garland puso especial énfasis en los derechos civiles. Dado el horrendo historial de Trump y la respuesta de Black Lives Matter a la violencia policial, Garland deberá devolver al Departamento de Justicia a su misión histórica. Recordó que “el departamento se fundó en plena Reconstrucción tras la Guerra Civil, siendo su primera tarea principal velar por el cumplimiento de las enmiendas 13, 14 y 15”. Nos recordó que el departamento formó su identidad luchando contra el KKK y otros grupos de odio. “En esa batalla, el departamento desplegó con éxito sus considerables recursos para garantizar los derechos civiles, que habían sido atacados por militantes”, dijo, trazando una analogía obvia con la situación actual.

Además de Garland, Biden eligió mujeres altamente calificadas, Lisa Monaco y Vanita Gupta, para los puestos número 2 y 3 en el departamento, respectivamente. Aportan no solo diversidad, sino también experiencias que van desde la seguridad nacional hasta los derechos civiles. 

La selección de Gupta, quien es presidente y director ejecutivo de la Conferencia de Liderazgo en Derechos Civiles y Humanos, complacerá a la comunidad de derechos civiles. 

“Los horribles eventos de ayer en el Capitolio nos recordaron que nuestra democracia no puede darse por sentada, que nuestra nación tiene una larga historia de desinformación y terror racial”, dijo el jueves. “También nos recordó que nuestros valores, nuestra Constitución, nuestra democracia, no se protegen a sí mismos. Las personas con coraje lo hacen”. 

En un conmovedor llamado a la reforma, declaró: “No será suficiente restaurar lo que ha sido socavado o perdido. Este momento exige un liderazgo audaz”. 

Aquellos que han estado esperando abogados que ejerzan porque aman apasionadamente la ley, no por el poder o por una figura de culto, podrían regocijarse.

Al finalizar el lanzamiento, Kristen Clarke, elegida para encabezar la división de derechos civiles, trajo esperanza a un país que ha retrocedido en cuanto a raza y justicia durante los últimos cuatro años. 

“Si tengo la suerte de ser confirmada, pasaremos la página al odio y cerraremos la puerta a la discriminación al hacer cumplir nuestras leyes federales de derechos civiles”, afirmó con firmeza. Esa simple declaración de propósito, un repudio del espíritu supremacista blanco (avivado por Trump) que ha envenenado a Estados Unidos, fue reconfortante e incluso emocionante. Desde su papel como directora del Comité Nacional de Abogados para los Derechos Civiles Bajo la Ley, ella también satisfará la demanda de los activistas progresistas de un peso pesado para ocupar este puesto.

El equipo que reunió Biden es equilibrado, profundamente experimentado, competente y comprometido con devolver la “Justicia” al Departamento de Justicia. Los estadounidenses recibieron el jueves la tranquilidad que necesitaban después de la violencia y el caos profundamente inquietantes del miércoles. Sí, realmente nos estamos moviendo hacia un infinito mejor Departamento de Justicia. Eso es algo para celebrar.