Opinion El Paso

Senado puede realizar Juicio Político luego de que se deje el cargo

La Constitución, en su Artículo II, Sección 4, establece que el presidente y otros funcionarios civiles “serán destituidos de su cargo” después de la acusación y condena

Laurence H. Tribe / The Washington Post

jueves, 14 enero 2021 | 06:00

Washington— Parece poco probable que el Senado acepte la solicitud de juicio político contra el presidente Donald Trump antes de que termine su mandato el próximo miércoles. Eso no implica el fin del proceso en su contra. El Senado conserva la autoridad constitucional, de hecho, el deber constitucional, de llevar a cabo un juicio político contra el que pronto será ex primer mandatario.

La Constitución, en su Artículo II, Sección 4, establece que el presidente y otros funcionarios civiles “serán destituidos de su cargo” después de la acusación y condena por el Senado. Algunos académicos, principalmente el ex juez de la corte federal de apelaciones J. Michael Luttig, han argumentado que dado que el mandato de Trump ya habrá terminado y, por definición, no puede ser destituido; el poder de acusación ya no se aplica.

Con todo respeto, no estoy de acuerdo. La Constitución hace referencia al juicio político en seis lugares, pero en ningún lugar responde esa pregunta precisa. El Artículo I, Sección 3 se acerca más a delinear los contornos del poder de acusación, instruyendo que “el juicio en casos de acusación no se extenderá más allá de la destitución del cargo y la descalificación para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, fideicomiso o beneficio por parte de los Estados Unidos”.

Estas consecuencias de los “juicios” –remoción y descalificación– son analíticamente distintos y lingüísticamente divisibles. Su divisibilidad fue establecida por primera vez por el Senado durante el juicio de 1862 del juez federal, convertido en confederado, West Humphreys y reafirmada por una investigación parlamentaria durante el juicio político en contra del juez Halsted Ritter, en 1936. El único tribunal que se ocupó del asunto estuvo de acuerdo con el Senado en que se podría proceder a un juicio político incluso después de que la persona ya no estuviera en el cargo.

Sin duda, un ex funcionario electo ya no puede ser “destituido” incluso si es condenado por dos tercios de los votos. Pero eso no quita la posibilidad de que el ex funcionario no pueda volver a ocupar su cargo en el futuro tras ser declarado culpable. Ese juicio por separado no requeriría más que una mayoría simple de votos.

Concluir lo contrario prácticamente borraría el poder de descalificación del texto de la Constitución: si un oficial acusado se volviera inmune al juicio y la condena al dejar el cargo, cualquier funcionario que considere que la condena es inminente podría eliminar fácilmente la posibilidad de ser descalificado, simplemente renunciando momentos antes del veredicto anticipado del Senado.

El claro peso de la historia, la comprensión original y la práctica del Congreso refuerza el caso para concluir que el fin de la presidencia de Donald Trump no pondría fin a su juicio en el Senado.

El poder de acusación se deriva del poder del Parlamento británico. Un juicio político británico en particular ocupó un lugar destacado en la concepción del poder de los legisladores: el del ex gobernador colonial de la India, Warren Hastings. Dirigido por Edmund Burke, el juicio político contra Hastings fue mencionado repetidamente durante la Convención Constitucional en Filadelfia y, críticamente, se llevó a cabo en su totalidad después de que Hastings dejó el cargo. Dada la prominencia de la que tuvo la acusación de Hastings entre los firmantes de la Constitución, la ausencia de debate sobre la cuestión en las convenciones de ratificación federales o estatales, sin mencionar el silencio del texto constitucional sobre el punto, dice mucho.

Por lo tanto, no es sorprendente que el Congreso a lo largo de la historia de la nación haya considerado el poder de juzgar y juzgar los juicios políticos para extender más allá del mandato de un funcionario. La pregunta se planteó por primera vez durante el intento de juicio político en 1797 del senador William Blount. Uno de los principales fiscales de la Cámara de Representantes, el representante James Bayard y el abogado de Blount estuvieron de acuerdo en que un funcionario civil no podía escapar del juicio político mediante la renuncia. El presidente John Adams estuvo de acuerdo y declaró que “me mantengo, mientras tenga el aliento de vida en mi cuerpo, susceptible de ser acusado por esta Cámara por todo lo que hice durante el tiempo que ocupé un cargo público”.

Asimismo, en 1876, el secretario de Guerra William Belknap dimitió minutos antes de que la Cámara se dispusiera a acusarlo; la Cámara aún transmitió cinco artículos de acusación al Senado. En el juicio de Belknap, el Senado votó 37 a 29 que estaba “dispuesto a ser juzgado por acusación ... a pesar de su renuncia a dicho cargo”. Y las reglas de la Cámara y el Senado han permitido durante mucho tiempo el juicio político y el juicio de ex funcionarios por abusos cometidos mientras ocupaban el cargo.

Centrarse en los propósitos del poder de juicio político arroja la misma conclusión. Su función es prospectiva más que punitiva: evitar que los agentes que han traicionado sus juramentos cometan más abusos y, por lo tanto, inflijan daños en el futuro.

La necesidad de proteger a la nación a veces puede satisfacerse simplemente quitando del poder a un oficial peligroso. Aún así, la inclusión de un poder separado para descalificar es un claro reconocimiento de que la remoción puede no ser siempre suficiente. Para tales casos, la Constitución preveía expresamente el recurso adicional de exclusión.

Descalificar al presidente Trump para que vuelva a ocupar un cargo federal es un remedio particularmente adecuado para alguien que fomentó e incitó a la insurrección. También es apropiado despojar a Trump de lo mismo que motivó sus delitos enjuiciables: la búsqueda del poder futuro.

Hacer que este remedio excepcionalmente apropiado no esté disponible simplemente porque los abusos de poder más graves se cometieron cerca del final del mandato de un presidente sería extraño en el mejor de los casos y autosabotaje en el peor. Nada en la Constitución sugiere que un presidente que ha demostrado ser una amenaza mortal para nuestra supervivencia como república constitucional debería poder agotar el tiempo de nuestra capacidad para condenar su conducta y garantizar que nunca vuelva a ocurrir.