Opinión
OPINIÓN

El semáforo según el humor de su dueño

Corral anda ahora un poco refugiado en Juárez –a pesar del rechazo ciudadano que sufre aquí de casi el 90 por ciento-porque decidió pelear contra la alcaldesa de Chihuahua, Maru Campos

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 01 septiembre 2020 | 06:00

• El semáforo según el humor de su dueño

• Al fin inauguran una señora mexicanada, la gaza 

• Quieren a la jueza del otro lado del escritorio 

• Excluidas por la “amiga” de Juanga 

Al tanteo y con inocultable sentido político maneja su semáforo Covid-19 el gobernador Javier Corral. Es la exhibición de un individualismo aplastante no conocido en sus antecesores; vaya, ni siquiera en César Duarte, que es decir mucho. Literalmente la misma región que ahora ha colocado en amarillo fue dejada en rojo cuando toda la región centro-sur del estado fue pasada a naranja. 

Fue aproximadamente a mediados de junio. En la ciudad de Chihuahua y hacia todo el sur soltaron el confeti e hicieron sonar las fanfarrias de la nueva normalidad. Sus liderazgos sociales y políticos respiraron con parcial alivio, pero al fin respiro, y chocaron sus manos en la sana distancia como señal de triunfo. En la víspera hasta desplegados le aventaron a Corral presionando para la reapertura naranja. 

Allá abrieron. Acá sólo 15 días después hubo cesión cuando la lógica de la salud mental y la económica de los juarenses estaban a punto de reventar. Nada qué ver la decisión con estadísticas objetivas, ni análisis detallado de los mentados indicadores por puntos. 

Piñas, gritaría alguien en el mercado. Hoy fue al contrario. Algunos liderazgos en Chihuahua, como el presidente de Canaco, Edibray Gómez, prefirieron entablar diálogo personal “en corto” con el gobernador, ofrecerle un recorrido por sus empresas, comer “en privado”, que echar ojo a lo que venía el fin de semana en cambio de semáforo. Discrecionalidad pura. 

Desde el viernes la Presidencia de la República dibujó por completo al estado grande en amarillo pero Corral se decidió nuevamente por la regionalización sin explicación técnica mayor. No hubo detalles porque no habría elementos para sustentarla. Lo que hay es una decisión políticoelectoral. 

No tiene qué ver acá con la Canaco juarense y otros organismos empresariales. No, inclusive mantiene bien aceitado al presidente de ese gremio, Rogelio González. Muchas habitaciones de su hotel ocupadas por policías y funcionarios estatales aconsejan el silencio. Sí hubo presión fuerte de la Iglesia católica, y en particular del sacerdote Hayen y una feligresía que gritaba a grandes decibeles con sus firmas por la reapertura de las iglesias, pero no fue definitoria. 

Corral anda ahora un poco refugiado en Juárez –a pesar del rechazo ciudadano que sufre aquí de casi el 90 por ciento– porque decidió pelear contra la alcaldesa de Chihuahua, Maru Campos, y con todo lo que ella representa: líderes sociales, empresariales, políticos, etc., Por eso no hay amarillo para la capital del estado ni para el centro-sur. Muy desafortunada la mezcla del infortunio y la tragedia provocados por el coronavirus con animadversiones personales y político-electorales pero así es la realidad, así ha sido desde el mismo día que tomó protesta Corral como gobernador, en octubre del 2016. 

*** 

Con todo y mexicanadas del secretario de Obras Públicas, Gustavo Elizondo, tuvo el valor el gobernador Javier Corral de inaugurar ayer la gaza del Juan Pablo Segundo y Francisco Villarreal. Indudablemente ningún maestro en ingeniería civil hubiera dejado llegar siquiera al proyecto ejecutivo una obra como la presentada ayer, y de la que tantísimo se habló en la víspera por su sobreprecio y los retrasos en los plazos para su terminación. La “flamante” gaza presentaba todavía este lunes en su parte baja tres semáforos cuando se supone que fue construida justo para facilitar la movilidad. 

Un semáforo apagado, otro para permitir el flujo vehicular entre la prolongación de Juan Pablo Segundo de sur a norte y el otro para dar entrada a los vehículos de Francisco Villarreal hacia el Juan Pablo Segundo. Sobra agregar también la falta del polémico retorno en U por abajo del puente para permitir vuelta a los vehículos provenientes del norte que por cualquier razón deban dar vuelta en ese punto hacia el sur. 

Fue construida en su lugar una mexicanada de “retorno indirecto” que obliga a esperar semáforo. ¿Y la fluidez?. Adiós. Por esas anda la obra pública de último minuto que la administración estatal decidió meter el régimen corralista en Juárez: mala, a destiempo y por lo tanto muy cara. Sólo por no dejar ir el ‘Año de Hidalgo’. 

*** 

La jueza María Alejandra Ramos Durán debió proceder de oficio a la extinción de la pena en el caso del duartista muerto por Covid la semana pasada, José Lázaro Joaquín López. La extinción de la pretensión punitiva se aplica por diversos supuestos, entre ellos el deceso de un imputado que, al no estar para defenderse, debe resultar inocente de todo cargo que tenga en contra. 

Procede de oficio o por petición de parte, pero en este caso la gravedad de los hechos demandaba una intervención decidida de quien encabezaba el proceso contra López Ramírez. Esa es la teoría establecida en el Código Penal del Estado y el Código Nacional de Procedimientos Penales, que evidentemente no tomó en cuenta la juzgadora. 

Contrario a ello, Ramos Durán ordenó al Ministerio Público la apertura de una investigación por homicidio que habrá de comprometerla a ella misma y a las instancias de seguridad involucradas en la falta de atención médica oportuna al exdirector del Fideicomiso para el Fomento de las Actividades Productivas (Fideapech). El malestar de la familia por la conducción del caso tal vez se hubiera zanjado con la inevitable extinción de la pena a causa del deceso. Ahora esa molestia está reflejada en las publicaciones en redes de María López, hija de Lázaro, en las que reclama las injusticias padecidas por su padre y sus familiares. Puede verse una muestra en la versión digital de La Columna. 

El desapego al debido proceso ahora será combatido mediante un cúmulo de recursos jurídicos. Van por el castigo a la jueza y demás autoridades que desatendieron una cuestión mínima de humanidad, y por el contrario dictaron de forma indirecta la pena de muerte a un procesado que ni sentencia de culpable tenía encima. La primera queja formal será presentada antes del viernes de esta semana. 

A ver si queda Javier Corral que defienda a la señora jueza y al mismísimo presidente del Consejo de la Judicatura y presidente del Tribunal de Justicia, Pablo Héctor González. 

*** 

Todavía ayer por la mañana regidoras independientes y de Morena seguían molestas y resentidas porque fueron excluidas de la fiesta-homenaje al ‘Divo de Juárez’, Juan Gabriel, organizado el pasado viernes. 

La mejor amiga de Juanga –como se presume la directora de Desarrollo Social, Laura Domínguez– fue quien se encargó de palomear la selecta lista de invitados y se le olvidó que había otros directores y ediles fuera de su grupito político. Sus fobias las explota en esos micropoderes recibidos de sus patrones. 

Desde la tarde festiva las regidoras amenazaron con armar un escándalo porque querían asistir a disfrutar de Aída Cuevas, del espectáculo de luces y por supuesto del modesto ambigú que corrió a cargo de Domínguez. Ya tarde les dieron luz verde para que fueran, pero algunas no quisieron hacerlo por el denigrante trato recibido, junto a otros directores a los que la funcionaria no invitó o los convidó pero terminó sentándolos al fondo. Su especialidad. 

Sólo ella, la gran amiga del divo, se puso en primera fila junto a los jefes. Luego seleccionó a los suyos para los primeros lugares y a los demás invitados los echó hasta atrás como placas de trailer, como patitas traseras de can. A varios ni una silla les fue facilitada. El secuestro de Juanga por parte de Domínguez ya es casi una tradición juarense, pero ahora sí exageró la expriista, se quejaron. 

Ojalá que la celebración del Grito de Independencia y el informe de labores no se le encarguen también a la misma funcionaria –era lo que decían ayer las irritadas integrantes del Cabildo– por aquello de que las fueran a dejar sin pase de ingreso.

Te Puede Interesar