Opinión

La Iniciativa de Ley General de Cultura de la Paz y Reconciliación (1/4)

A veces no es fácil desplegar conceptos, nociones abstractas que correspondan a características comunes de comprensión

Norberto López Garza

lunes, 14 septiembre 2020 | 06:00

A veces no es fácil desplegar conceptos, nociones abstractas que correspondan a características comunes de comprensión, guardarlo en la parte de la memoria larga y más aún cuando se requiere abrazarlo y practicarlo, ahí es donde se extrañan las instrucciones de los buenos maestros de la Escuela Rural Mexicana extinguida hace algunas décadas.

Tal es el caso de la paz, existen sendos soportes bíblicos, teóricos y expresiones del vulgo que nos llevan a un mismo camino: la ausencia de conflictos, o quién no recuerda la frase atribuida a Benito Juárez García “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Sin embargo, recogemos el criterio lanzado por la Unesco: “… La paz es un concepto mucho más amplio y positivo que engloba el derecho a ser educado en y para la paz; el derecho a la seguridad humana y a vivir en un entorno seguro y sano, el derecho al desarrollo y a un medio ambiente sostenible, el derecho a la desobediencia civil y a la objeción de conciencia frente a actividades que supongan amenazas contra la paz, el derecho a la resistencia contra la opresión de los regímenes que violan los derechos humanos, el derecho a exigir a todos los Estados un desarme general y completo; las libertades de pensamiento, opinión, expresión, conciencia y religión; el derecho al refugio, el derecho a emigrar y participar en los asuntos públicos del Estado en que el se resida, y el derecho a la justicia, a la verdad y a la reparación efectiva que asiste a las víctimas de violaciones de los derechos humanos”.

En otras palabras, los gobiernos del mundo están obligados a trazar políticas públicas que permeen en el conjunto de actividades la semilla de la paz como el mejor instrumento de convivencia social y es por ello que en México, al no existir un marco normativo que regule al Estado Mexicano en cultura de la paz, es urgente abordar este tema y que los legisladores (diputados y senadores) así como el presidente de la República ocupen parte de su tarea legislativa y ejecutiva en promulgar tal legislación.

Sensibles ante esta situación funcionarios del Tecnológico Nacional de México (TecNM) campus ITCJ por conducto del director Hermenegildo Lagarda Leyva, María Armida Villalobos Delgado y el Centro Familiar para la Integración y Crecimiento, A.C. por medio de Silvia Aguirre Lomelí en el marco del convenio de colaboración que tienen, se planteó la necesidad de crear un cuerpo normativo sobre cultura de la paz y pasar de un programa sexenal de Gobierno al nacimiento de un andamiaje legal con aplicación a lo largo y ancho de la República Mexicana.

Para ese proyecto se conformó un equipo de abogados integrado por Mayra Chávez Jiménez, L&G Law Firm, S.C. Saúl Solís Rueda y quien esto escribe.

Como es sabido, para crear una ley debe ajustarse a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y armonizarla con las demás leyes federales y muy en especial aquellas que tienen relación con el presupuesto público, ya que de ahí se estudia la viabilidad que es un punto relevante al transcurrir las etapas del proceso legislativo.

Con lo anterior se busca establecer las bases bajo los siguientes argumentos:

La cultura de la paz es el conjunto de valores, actitudes, tradiciones, comportamientos y modelos de vida basados en: 

a)    El respeto a la vida, el rechazo a la violencia y la promoción y la práctica de la no violencia por medio de la educación, el diálogo y la cooperación;

b)    El respeto pleno y la promoción de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales;

c)    El compromiso con la solución pacífica de los conflictos;

d)    Los esfuerzos para satisfacer las necesidades de desarrollo y protección del medio ambiente de las generaciones presentes y futuras;

e)    El respeto y la promoción del derecho al desarrollo;

f)    El respeto y fomento de la igualdad entre hombres y mujeres.

El respeto y fomento del derecho de todas las personas a la libertad de expresión, opinión e información.

Esta iniciativa de ley fue expuesta recientemente al delegado federal de Programas Sociales del Gobierno de México, Ing. Juan Carlos Loera De la Rosa, a los diputados federales Francisco Villarreal y Ulises García en la casa de las Liebres, quienes mostraron interés y para estas fechas nos han confirmado que en breve será presentada en la Cámara de Diputados para su análisis, discusión y en dado caso aprobación. Esperamos que así sea.

En las próximas entregas abordaremos para usted la estructura e impacto que se busca incidir bajo este nuevo ordenamiento legal.