Opinión

¿Qué hará con los ricos?

El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró la mañana del 18 de mayo del presente: “Desde hace muchos siglos se decía ¿qué haremos con los pobres? Ahora no es así

Jaime Rodríguez Chacón
Analista

jueves, 25 junio 2020 | 06:00

El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró la mañana del 18 de mayo del presente: “Desde hace muchos siglos se decía ¿qué haremos con los pobres? Ahora no es así, ahora podríamos decir ¿qué haremos con los ricos?”. Recordó que en sexenios anteriores se decía que se debía apoyar a los de arriba “Porque si les iba bien a los de arriba, les iba a ir bien a los de abajo; que, si llovía fuerte arriba, goteaba abajo, como si la riqueza fuese permeable o contagiosa, ahora ya no es así”. 

Manoseando el nombre de Dios con fines electorales, dijo Hugo Chávez en una de tantas homilías, como “las mañaneras” del presidente: “Si Cristo viviera aquí y estuviera aquí, fuera (sic) socialista”. Olvidó Chávez que ante todo, Jesús fue judío, y él un antisemita que maldeciría públicamente a Israel”.

Además, añadió: “Nosotros no queremos ser ricos, acuérdense de Cristo”. Según Carlos Berrizbeitia, exdiputado en la Asamblea Nacional, en Venezuela, los gastos de Chávez, entre visitas internacionales, hoteles, viáticos,  alimentos y bebidas exquisitas, ropa, tintorería, etc., llegaba a los 218 millones de bolívares diarios. Cuatro salarios mínimos por segundo.

En el pasado se señaló al hoy presidente Andrés Manuel, de padecer problemas del corazón y la columna vertebral; y, que uno de sus médicos de cabecera, sería el doctor Félix Dolorit, uno de los más reconocidos cirujanos del mundo, del hospital comunitario en Larkin, ubicado en una de las más exclusivas zonas del sur de Florida. ¿Por qué no se atendía en el IMSS, junto al pueblo llano, así sabría el servicio que recibe la chusma?

Si como aludió Chávez, que sólo los pobres entran al cielo, a quien le tomaría más trabajo entrar al reino de los cielos, que un camello cruzar por el ojo de una aguja, es al gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, perteneciente al partido de Morena, quien se autoproclamó, pobre  ¡muy pobre! cuando lamentablemente dijo: “Sólo los ricos se contagian de Covid-19, los pobres, somos inmunes.

¿Cuánta riqueza posee este pobre entre los mendigos?  

Alejandro Rojas Díaz Durán, acusó a Miguel Barbosa- hoy gobernador de Puebla- por la presunta compra de una casa del ex presidente Miguel de la Madrid, en Coyoacán, de un valor de 120 millones de pesos, la cual adquirió por sólo diez millones, por lo que se presume fue una compra irregular. Vivía en un jacal el pobre indigente. Según nota de El Universal, el entonces candidato a la gubernatura de Puebla (hoy gobernador) Miguel Barbosa Huerta, y su familia directa, poseen diez propiedades en puebla y la ciudad de México valuadas en aproximadamente 25 millones de pesos. “Sí deja” enredarse en la bandera de los pobres.

Otro “pobre” que opera en el régimen de Andrés Manuel, es Manuel Bartlett Díaz, director de la Comisión Federal de Electricidad, (CFE) quien según el periodista Carlos Loret de Mola, en su programa radial del día miércoles 28/2019, afirmó que, la fortuna de Bartlett es 16 veces más grande de los 51 millones de pesos e ingresos anuales por 11 millones que el político declaró tener. 

Estos personajes son sólo una muestra del doble discurso que maneja el presidente acerca de la pobreza: Los demás que son ricos, son malvados; pero, si en su régimen, pululan esos “Ricky- ricones” están exonerados, limpios por decreto y no habría porque  investigarlos. 

¿Qué hará el presidente con los ricos de su gobierno? Si es congruente con lo que proclama, debía investigar el origen de su riqueza  y, si han incurrido en irregularidades, consignarlos. Empero si lo obtuvieron legalmente, no debería aterrorizar a nadie por el sólo hecho de ser ricos.

¿Hay algún indicio que Cristo haya condenado la riqueza por ser fuente del mal en sí misma? No, por el contrario, muchos ricos eran amigos de Cristo. El médico, Lucas, afirma que, algunas mujeres como María Magdalena, (oriunda de Magdala, una ciudad próspera en la industria del pescado) Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y muchas otras le seguían y, le servían de sus bienes. Es decir: Eran personas ricas. El mismo José de Arimatea quien donara el sepulcro de Jesús, era noble y rico.

¿Qué hubiera ocurrido si todos fuesen pobres en el tiempo de Cristo? Él, no habría cumplido su misión, por lo cual vino al mundo, la cual debía llevar a cabo en términos humanos; y, sin el apoyo económico de algunos simpatizantes ricos, ¿cómo lo lograría? 

De la misma forma, si el presidente continúa atacando a las empresas - como lo hace- que producen empleos, e ingresos al fisco, ¿de dónde saldrá el dinero para mantener sus cuestionables programas sociales o clientelares? Y, sigue pendiente la respuesta a la pregunta ¿qué hará el presidente con los ricos que no comulgan con sus ideas? ¿Confiscará sus bienes; hará que se vayan del país?