Opinión

Responsabilidad ciudadana en el 2021

El 2021 se visualiza como un año de grandes retos, un tanto difícil hasta cierto punto

Alejandro Núñez
Catedrático

sábado, 09 enero 2021 | 06:00

Sin duda alguna el 2020 pasará a la historia de la humanidad como un año sumamente difícil, no solo en términos de salud, sino también en el aspecto de la economía y en los diversos ámbitos de nuestra vida.

Derivado del confinamiento por el coronavirus, se puede tomar de referencia la obra de Albert Camus “La peste” en la cual se aborda como la sociedad del siglo pasado sobrellevó las plagas. De acuerdo con Camus, lo peor de la epidemia no eran los daños somáticos, sino los morales. Es decir, en las situaciones de crisis emerge lo peor de una sociedad: el egoísmo, la inmadurez y la irracionalidad, lo cual en gran parte tiene su fundamento en el miedo, en la supervivencia, la soledad y la desesperación. Pero también, empieza a aparecer la solidaridad y empatía, especialmente en personas que sacrifican su bienestar por ayudar y cuidar de otros. 

El 2021 se visualiza como un año de grandes retos, un tanto difícil hasta cierto punto; el anuncio de la vacuna para prevenir los efectos del coronavirus ha generado el aliento y esperanza para la sociedad. Debemos tener presente que aún dichas vacunas de las diferentes farmacéuticas se encuentran en la etapa de ensayos clínicos, por lo cual debemos seguir cuidándonos para evitar los contagios masivos.

De acuerdo con la encuesta realizada por McKinsey a más de mil 300 altos ejecutivos de empresas transnacionales, el 63 por ciento dijo que las condiciones de sus empresas podrían mejorar en los próximos seis meses. Pero la realidad es que la pandemia no terminará en los próximos seis meses y su efecto aún nos durará más de seis meses, lo cual nos obliga a reflexionar profundamente y tomar medidas ejemplares en todos los aspectos de nuestra vida.

Durante el 2021 debemos continuar con los protocolos sanitarios recomendados por la Secretaría de Salud, uso de cubrebocas, distanciamiento físico (más no distanciamiento social). 

Otra de las responsabilidades que debemos tener presente durante este año es lo referente al desarrollo de nuestra ciudad y por ende, de nuestro país. No por el hecho de que hayamos pasado de año quiere decir que mágicamente todo cambie. La pandemia, además de dejarnos la lamentablemente pérdida de vidas y la afectación a la salud de miles de personas, provocó el quiebre en nuestra vida cotidiana; en la forma de interrelacionarnos y el quehacer institucional, generó además desempleo, lo cual indudablemente compromete el nivel de bienestar de miles de familias; aunado a lo interior, también lamentablemente se incrementaron los índices de violencia intrafamiliar.

Un reto más que tenemos es el asumir la responsabilidad que nos corresponde a los que somos padres de familia, de brindar todo el apoyo necesario para que el regreso a clases de nuestros hijos sea lo mejor posible. A ellos y a los profesores, les ha tocado de igual manera un gran reto, no somos ajenos a ello y por tanto, también indudablemente tenemos responsabilidad.

Por último y no menos importante, no debemos olvidar en la consciencia colectiva lo bueno o malo que hicieron nuestros gobernantes. En el caso de nuestra ciudad, algunos de nuestros servidores públicos (nos referimos a ellos como nuestros empleados), debido a que el servicio público precisamente es para eso, para servir a la comunidad y no para servirse de los impuestos de nosotros los ciudadanos.

Ciudad Juárez, representa un importante botín político para las próximas elecciones y por ello, tanto nuestro alcalde y diversos “políticos” andan en busca de cobijo para seguir dentro del servicio público. Pero, será fundamental hacernos la siguiente pregunta: ¿Quieren su beneficio o realmente buscan beneficiar a nuestra ciudad? ¿A caso no fue suficiente el tiempo que duraron en la administración municipal para generar cambios significativos? Debemos asumir esta gran responsabilidad como ciudadanos y analizar profundamente las diferentes propuestas políticas, ya que ellos o ellas, serán en quienes recaiga la gran responsabilidad de sacar adelante a nuestra ciudad; no es tarea fácil.