Opinión

Unos muy aplaudidos y otros muy abucheados

Los acontecimientos ocurridos recientemente en distintos puntos de la entidad chihuahuense empiezan a dar indicios de cómo andan las aspiraciones de varios que buscan en estos momentos una candidatura a la gubernatura

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 16 septiembre 2020 | 06:00

Los acontecimientos ocurridos recientemente en distintos puntos de la entidad chihuahuense empiezan a dar indicios de cómo andan las aspiraciones de varios que buscan en estos momentos una candidatura a la gubernatura. Por un lado los delicados incidentes y las repercusiones políticas derivados del conflicto del agua en el centro del estado de Chihuahua siguen complicando el camino de varios aspirantes al Gobierno del Estado.

El terrible ataque a dos civiles, que estaban desarmados, por parte de la Guardia Nacional en días pasados, está cancelando las posibilidades de ser candidato al delegado federal Juan Carlos Loera de la Rosa y sigue poniendo en serios aprietos al expanista Cruz Pérez Cuellar. La muerte de una joven mujer y las lesiones provocadas a su pareja tienen indignada a una parte importante de la población del centro del estado. El pésimo manejo político de la Presidencia de la República de esta crisis traerá mucho desgaste a los futuros candidatos de Morena en las elecciones del 2021, no importa quienes queden. La indignación ciudadana crece día con día en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador, mucho más con el arribo de más elementos de la Guardia Nacional a la zona en conflicto.

Congelar las cuentas bancarias de connotados políticos como el exgobernador José Reyes Baeza Terrazas le añade otro explosivo ingrediente a esta delicada situación. La intervención de AMLO en el caso del agua en Chihuahua puede perjudicar fuertemente a Morena en las próximas elecciones, es mucho lo que está en juego y hasta el momento no se ve control de daños. Haber involucrado a exgobernadores del PRI y del PAN en los recientes episodios en la presa de La Boquilla, y haber recordado el fraude del 86 en el estado de Chihuahua, le está trayendo más críticas que beneficios al presidente de México. En sus encendidos mensajes de las mañaneras, donde afloran sus arrebatos presidenciales, se le olvida a AMLO mencionar que quien operó ese fraude es su actual director de Comisión Federal de Electricidad (CFE), el conocido Manuel Bartlett.

Pero esta crisis ya no tarda en explotarles en las manos a los operadores políticos de AMLO en la entidad, por el pésimo manejo que han hecho de ella. Otro político que quiso entrar a mediar en este conflicto es el senador Gustavo Madero, pero no le ha ido bien, llegó a este añejo pleito igual que el gobernador Javier Corral Jurado, tarde y mal informado. Madero sigue sin despertar el interés de propios y extraños.

Muy distinto panorama se ve en las aspiraciones de otros que buscan ser candidatos y que la semana pasada les fue muy bien. Tal es el caso de la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos quien tuvo un exitoso segundo informe de gobierno, de su segundo período como presidenta de la capital del estado. Fue un evento con muchos mensajes políticos en varios sentidos. Desde la actitud de la alcaldesa que logró proyectar seguridad, confianza y rumbo en su discurso, hasta la lista de personalidades del ámbito político y empresarial, tanto locales como a nivel nacional. Los líderes nacionales de la iniciativa privada se hicieron presentes para apoyar y  darle respaldo a Maru Campos en sus aspiraciones.

Su liderazgo dentro de la Conferencia Nacional de municipios de México (CONAMM) le sigue dando mucha proyección en todo el país. Sin duda fue buena semana para Maru. Hasta las cuantiosas muestras de afecto con motivo de su cumpleaños son indicativo de su popularidad al interior de Acción Nacional. Al alcalde juarense Armando Cabada tampoco le fue mal en su reciente informe de gobierno. A pesar de que le siguen poniendo piedras en el camino hacia la candidatura, el alcalde de Juárez dice que sigue adelante en sus aspiraciones e incluso anunció que ya lo andan buscando de algunos partidos, sin decir cuáles. En el PRI y en el resto de los partidos siguen sin dar luz sobre sus aspirantes, a lo mejor van en alianzas.

Lo que es un hecho es que nada está escrito y nada está asegurado para nadie todavía. Así que todos y todas tienen que irse con pies de plomo y con mucho cuidado lo que resta del proceso electoral, para no perder lo ganado. Porque del plato a la boca a veces se cae la candidatura.