Salud

Así afecta el Covid-19 al cerebro

Puede provocar complicaciones neurológicas como delirio, inflamación cerebral, accidente cerebrovascular y daño a los nervios

Internet

El Diario de Juárez

jueves, 30 julio 2020 | 13:04

Uno de los aspectos más desconcertantes del nuevo coronavirus es la cantidad de sistemas de órganos afectados durante el curso de la enfermedad. Hemos escuchado sobre el corazón, los pulmones y los síntomas respiratorios, pero un misterio creciente es su impacto en el sistema nervioso.

Un informe en abril sugirió que más de un tercio de los 214 pacientes de covid-19 estudiados experimentaron complicaciones neurológicas que van desde la pérdida del olfato hasta el accidente cerebrovascular, publicó CNN.

El virus puede provocar complicaciones neurológicas como delirio, inflamación cerebral, accidente cerebrovascular y daño a los nervios. En un estudio de University College de Londres publicado a principios de este mes, 10 de 43 pacientes tenían “disfunción cerebral temporal” y delirio, mientras que 12 tenían inflamación cerebral, ocho sufrían derrames cerebrales y ocho sufrían daño nervioso.

Otro artículo publicado el mes pasado en The Lancet Psychiatry examinó a 153 pacientes en el Reino Unido y descubrió que incluso los menores de 60 años podrían tener psicosis, depresión o accidentes cerebrovasculares.

Cómo este virus daña el cerebro y los nervios aún no está totalmente claro. Pero como dos médicos dedicados al estudio del sistema nervioso, queríamos encontrar algunas respuestas.

El Dr. Sanjay Gupta ha sido neurocirujano practicante durante los últimos 20 años y siempre se ha sorprendido de las formas notables en que el cuerpo protege el cerebro. Una cáscara dura de hueso, un baño de líquido transparente y una barrera hematoencefálica, que crea puntos de control antes de que ciertas moléculas puedan entrar. Es nuestro órgano más importante y más impermeable que la mayoría. Y, sin embargo, este virus aún puede colarse en el sistema nervioso central.

Y la Dra. Minali Nigam es una médica residente recién elegida y decidió ingresar a la neurología, un campo que interconecta la mente y el cuerpo. Detalles aparentemente pequeños como la capacidad de levantar una ceja pueden decirnos qué parte del sistema nervioso está lesionado. Hay tanto que no sabemos sobre el cerebro, lo que significa un tremendo potencial para que nuestro conocimiento crezca.

El coronavirus también afecta el cerebro y los nervios

Entre los síntomas neurológicos más comunes se encuentran la pérdida del olfato y el gusto, que podrían ser las primeras pistas de que alguien tiene covid-19.

Otros posibles síntomas incluyen dolor de cabeza, mareos, pérdida del conocimiento, debilidad, convulsiones, parálisis, derrames cerebrales y más.

Sabemos que el virus se propaga a través de partículas en el aire, por lo que primero ingresa al cuerpo a través de la nariz y la boca. Cuando esto sucede, es posible que el virus atraviese potencialmente la placa cribiforme, el hueso en la parte superior de la nariz, para alcanzar el bulbo olfatorio que alberga el nervio olfativo y sus ramas. Si el virus daña estos nervios, una persona puede perder el sentido del olfato. Si el virus también invade directamente las papilas gustativas, puede evitar que las fibras nerviosas transmitan señales al cerebro y hacer que una persona pierda su sentido del gusto.

Por supuesto, esa es solo una hipótesis, pero según un estudio sabemos que hasta el 88% de 417 de los pacientes que dieron positivo para covid-19 tenían este tipo de síntomas. La mayoría de ellos se recuperaron en dos semanas, sin problemas neurológicos en curso.

Otra hipótesis tiene que ver con un receptor de proteína llamado enzima convertidora de angiotensina, conocida como ACE2, que se encuentra en las células de todo el cuerpo en los pulmones, los riñones, los vasos sanguíneos, los músculos, la nariz y la boca. En la nariz y la boca, se cree que el virus se une a los receptores ACE2 en las células nerviosas sensoriales y bloquea estas células para que no faciliten el olfato y el gusto.

ACE2 también ayuda a mantener la presión arterial y protege el corazón y el cerebro del daño. Su función es reducir los niveles de una molécula llamada angiotensina II. Si los niveles de angiotensina II se acumulan, los vasos sanguíneos se contraen y reducen el flujo sanguíneo a los órganos, lo que podría dañarlos.

Aquí está lo más interesante que estamos empezando a aprender. Ya sea que se trate del cuerpo o del cerebro, la mayoría de los síntomas no parecen provenir directamente del virus, sino más bien, la respuesta inmune ultracelosa del cuerpo para combatir el virus.

“La historia de cómo un virus de este tipo, con tan poca información genética, puede causar estragos en nuestro sistema nervioso es realmente fascinante”, dijo el Dr. Majid Fotuhi, director médico del NeuroGrow Brain Fitness Center y el personal afiliado de Johns Hopkins Medicine.