Salud

¿Volver al ejercicio después del Covid-19? Mejor tómalo con calma

Doctores han notado extrañas reacciones en pacientes recuperados del coronavirus

The New York Times

The New York Times

viernes, 20 noviembre 2020 | 10:11

Durante los últimos 20 años, cuando los pacientes me preguntaron sobre hacer ejercicio mientras se recuperaban de una enfermedad viral como la gripe, les di el mismo consejo: escuchen a su cuerpo. Si el ejercicio generalmente los hace sentir mejor, háganlo.

Covid-19 ha cambiado mi consejo.

Al principio de la pandemia, cuando la ola inicial de pacientes con Covid-19 comenzó a recuperarse y mejorar clínicamente, mis colegas y yo notamos que algunos de nuestros pacientes estaban luchando por volver a sus niveles de actividad anteriores. Algunos mencionaron fatiga extrema y dificultades para respirar, mientras que otros sintieron que no podían volver a su actividad física normal. También comenzamos a oír hablar de una incidencia más alta de lo normal de arritmias cardíacas por miocarditis, inflamación del músculo cardíaco que puede debilitar el corazón y, en casos raros, causar un paro cardíaco repentino. También estaban apareciendo otras complicaciones como coágulos de sangre.

Lo más sorprendente es que vimos estos problemas en pacientes previamente sanos y en forma que habían experimentado solo una enfermedad leve y nunca requirieron hospitalización por Covid-19.

En mi práctica de medicina deportiva, una ciclista de unos 40 años, con síntomas recientes de Covid-19, tenía un dolor en la pierna lo suficientemente anormal como para justificar una ecografía, que mostró un cese casi completo del flujo sanguíneo debido a coágulos sanguíneos arteriales y venosos en ambas piernas. Afortunadamente, nuestro equipo los detectó lo suficientemente temprano como para que no se extendieran a sus pulmones, lo que finalmente podría haberla matado. Recientemente, una estudiante universitaria en Indiana con Covid-19 murió a causa de un coágulo de sangre que viajó a sus pulmones. A medida que la pandemia ha evolucionado, nos hemos enterado de que las personas que contraen el virus tienen un riesgo mucho mayor de coágulos de sangre.

En esos primeros meses de la pandemia, mis colegas y yo nos enteramos de una trabajadora de salud mental de la ciudad de Nueva York de unos 30 años, una atleta dedicada sin problemas de salud subyacentes que desarrolló síntomas de Covid-19. Su fiebre baja y la congestión desaparecieron, pero continuó sintiéndose "inactiva". Como había hecho muchas otras veces después de superar una enfermedad, salió a correr para sentirse mejor. Murió a causa de un paro cardíaco; parece que tenía miocarditis no diagnosticada causada por Covid-19.

Ahora sabemos que el corazón es un motivo de preocupación particular después de la infección por coronavirus. Un estudio en JAMA Cardiology analizó a 100 hombres y mujeres en Alemania, con una edad promedio de 49 años, que se habían recuperado de Covid-19 y encontró signos de miocarditis en el 78 por ciento. La mayoría había estado sana, sin condiciones médicas preexistentes, antes de infectarse. Un estudio más pequeño de atletas universitarios que se habían recuperado de Covid-19 encontró que el 15 por ciento tenía signos de inflamación cardíaca. Los expertos continúan evaluando los datos sobre los riesgos cardíacos para ayudar a los médicos a determinar mejor cuándo los atletas pueden volver a jugar.

A medida que la pandemia continúa, hemos escuchado innumerables historias de atletas de élite en la mejor condición física que luchan por recuperar su forma después del Covid-19. Más de una docena de mujeres del equipo de remo olímpico de Estados Unidos que contrajeron el virus en marzo describieron una fatiga persistente durante semanas después de la enfermedad inicial. Los atletas recreativos, incluidos los corredores y triatletas, se han quejado de síntomas respiratorios prolongados durante el ejercicio. Los problemas pulmonares de Covid-19, incluida la neumonía, han causado dificultad para respirar durante el ejercicio durante semanas o meses después de la infección.