Viral

66 años sin Frida Kahlo; icónicas frases de la pintora mexicana

A 66 años del fallecimiento de la pintora Frida Kahlo, queremos que la recuerdes con algunas de sus frases o dichos más populares

Tomada de Internet

Excélsior

lunes, 13 julio 2020 | 10:56

Ciudad de México.- Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón vino al mundo el 6 de julio de 1907, en la Casa Azul, sí, la misma que hoy es uno de los museos más visitados de la zona sur de la Ciudad de México, y murió el 13 de julio de 1954.

Tras padecer poliomelitis durante su infancia y un grave accidente automovilístico en su juventud, Kahlo se vio obligada a permanecer en cama, situación que logró sobrellevar con su pasión por la pintura.

En 1929, contrajo matrimonio con, el ya reconocido pintor, Diego Rivera, de quien se separó 10 años después, debido a sus constantes infidelidades, pero con quien se volvió a casar en 1940.

De entre los cuadros que conforman la obra de la pintora, algunas de las más famosas son “Las dos Fridas” (1939), “Viva la Vida” (1954), “Unos cuantos piquetitos” (1935) y “Diego en mi pensamiento” (1943).

Durante su vida, la artista realizó tres exposiciones: una en Nueva York, otra en la Galería de Lola Álvarez Bravo, en México, y una más en París.

Aquí te dejamos una lista con sus frases más queridas:

 

  • Te necesito tanto que me duele el corazón
  • Te quiero…, gracias porque vives, porque ayer me dejaste tocar tu luz más íntima y porque dijiste con tu voz y tus ojos lo que yo esperaba toda mi vida
  • Es tan desagradable sentir que una mujer es capaz de vender cada pedacito de sus convicciones o sentimientos sólo por la ambición de dinero o escándalo
  • Quise ahogar mis penas en licor, pero las condenadas aprendieron a nadar
  • ¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida
  • ¡Las mujeres mexicanas (como yo) a veces tenemos una visión tan tonta de la vida!
  • Vivo cada día con la esperanza de verte regresar… y cada noche sabiendo que no estás
  • Lo único de bueno que tengo es que ya voy empezando a acostumbrarme a sufrir
  • Aprenderé historias para contarte, inventaré nuevas palabras para decirte en todas que te quiero como a nadie
  • Muchas veces me simpatizan más los carpinteros, zapateros, etc., que toda esa manada de estúpidos dizque civilizados, habladores, llamados gente culta
  • Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas pa’ volar?
  • Decir en todo es imbécil y magnifico. Diego en mis orines, Diego en mi boca, en mi corazón, en mi locura, en mi sueño
  • Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno lo resuelva como pueda
  • No dejes que le dé sed al árbol que tanto te ama, que atesoró tu semilla, que cristalizó tu vida a las seis de la mañana. No dejes que le dé sed al árbol del que eres sol
  • Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de la misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido
  • Me paso la vida enclaustrada en esta pinche mansión del olvido, dizque a recuperar mi salud y a pintar en mis ratos de ocio
  • Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior
  • Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados, y aunque tú no lo quieras creer, yo soy de las estrelladísimas…
  • Manda al carajo a toda la sociedad estúpida, podrida en mentiras, del capitalismo y el imperialismo norteamericano… La revolución es ineludible
  • Dame ilusión, esperanza, ganas de vivir y no me olvides
  • En esta fregada vida se sufre harto, hermano, y aunque se aprende, lo resiente uno rete macizo a la larga, y por más que le hago para hacerme la fuerte, hay veces que quisiera aventar el arpa, ¡a lo machín!
  • Los átomos de mi cuerpo son los tuyos y vibran juntos para querernos
  • Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco
  • Aunque haya dicho ‘te quiero’ a muchos y haya tenido citas y besado a otros, en el fondo sólo te he amado a ti
  • Quién diría que las manchas viven y ayudan a vivir? Tinta, sangre, olor… ¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?
  • Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido, y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte
  • Ahí les dejo mi retrato, pa´ que me tengan presente, todos los días y las noches, que de ustedes yo me ausente
  • Ya ve que ni poseo la lengua de Cervantes, ni la aptitud ni genio poético o descriptivo, pero usted es un hacha para entender mi lenguaje relajiento
  • México está como siempre, desorganizado y dado al diablo, sólo le queda la inmensa belleza de la tierra y de los indios
  • Me siento completamente bocabejada y pendeja, agotada y dada a la chingada, con un frío del carajo; olvidada de la manopla de Dios; dada a la miércoles de ceniza; ya parezco un chicle mascado y joven
  • Donde no puedas amar, no te demores
  • Era una flor solitaria, mariposa gozosa te posaste ahí; después el polen de otra flor más fragante llamó, y la mariposa voló
  • Jamás en toda la vida, olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste íntegra, entera
  • Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que, sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú
  • Te amo más que a mi propia piel
  • La belleza y la fealdad son un espejismo, porque los demás terminan viendo nuestro interior
  • Querer descubrir y amar lo descubierto. Oculto. Con el dolor de siempre perderlo
  • El dolor no es parte de la vida, se puede convertir en la vida misma
  • ¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?
  • Doctor, si me deja tomar este tequila le prometo no beber en mi funeral
  • Sigo como siempre de loca; ya me acostumbré a este vestido del año del caldo, hasta algunas gringachas me imitan y quieren vestirse de mexicanas, pero las pobres parecen nabos, y, la verdad, se ven de a tiro ferósticas
  • Un olvido de palabras formará el idioma exacto para entender las miradas de nuestros ojos cerrados
  • Aprender que yo no soy sino una pinche parte de un movimiento revolucionario. siempre revolucionario nunca muerto, nunca inútil
  • Bebo para olvidar, pero ahora... no me acuerdo de qué…
  • Quizá esperen oír de mí lamentos de ‘lo mucho que se sufre’ viviendo con un hombre como Diego. Pero yo no creo que las márgenes de un río sufran por dejarlo correr
  • Siento que te quise siempre, desde que naciste, y antes, cuando te concibieron. Y a veces siento que me naciste a mí
  • En la ausencia, quizá Dieguito se case con una princesa altiva o con quien pesque en ruin barca. Está perdonado forever
  • Cada momento él es mi niño. Mi niño nacido diario de mí misma
  • Este pinchísimo París me cae como patada en el ombligo
  • El surrealismo es la mágica sorpresa de encontrar un león dentro de un armario, donde se está seguro de encontrar camisas
  • La tristeza se retrata en todita mi pintura, pero así es mi condición, ya no tengo compostura
  • Jamás tomaré dinero de ningún hombre hasta mi muerte
  • Odio el surrealismo. Me parece una manifestación decadente del arte burgués
  • Preferiría sentarme a vender tortillas en el suelo del mercado de Toluca, en lugar de asociarme con esta mierda de artistas parisienses, que pasan horas calentándose los valiosos traseros en los cafés, hablan sin cesar acerca de la cultura, el arte, la revolución, etcétera. Se creen los dioses del mundo
  • El gringuerío de San Francisco no me cae del todo bien. Son una gente muy sosa y todos tienen cara de bizcochos crudos, sobre todo las viejas
  • Estoy en una cama más dura que las piedras de Coyoacán
  • Diego, por favor baja de ahí. Tengo algo importante que tratar contigo
  • Desde ti hasta mis manos, recorro todo tu cuerpo, y estoy contigo un minuto y estoy conmigo un momento
  • Ningún dolor por el daño. Todo daño es bendito. Del año más maligno, nace el día más bonito
  • Tengo en mi boca el sabor almendra de tus labios
  • Tu ausencia brota temblando en el ruido del reloj; en el pulso de la luz; respiras por el espejo
  • Todo puede tener belleza, aun lo más horrible
  • Lo que no me mata, me alimenta